Antonio López Herreros

Autor y Jurista de Propiedad Intelectual

Archive for julio, 2011

Comunicado de un socio de SGAE

“La asamblea alternativa de la SGAE celebrada el miércoles 20 de Julio de 2011 en la sala Ramón Gómez de la Serna del Circulo de Bellas Artes de Madrid empieza su primera reunión publica con una actitud que recuerda a la “ley Corcuera”. Haciendo uso de la intimidación uno de los responsables de la organización ha puesto en duda mi cualidad de socio autor por el mero hecho de llevar una cámara fotográfica.

Ya en el seno de esta Asamblea y mientras el Presidente de la mesa, Fermín Cabal, se encontraba iniciando el primer punto de la orden del día. Un ayudante del equipo de esta asamblea ha increpado contra mí, acusándome de ser un periodista infiltrado. A pesar de mi insistencia en que soy socio de SGAE, ha hecho caso omiso a mi verdad y se ha quedado parado a mi lado intimidándome. Ante semejante falta de respeto, discriminación, además de la simbólica vulneración de mis derechos y libertades como ser humano y como socio, he decidido de motu propio abandonar la sala.

Siento mucho que esta pseudo candidatura alternativa haya empezado con tan mal pie, pues además de la escasa asistencia de socios a la reunión, (“hay mas periodistas que socios”, comentaba Carmen Paris), han debutado haciendo alarde de exclusión entre sus semejantes, acusando primero y escuchando después. Sin duda, otro tipo de despotismo que no le viene bien a la SGAE que necesita confianza y transparencia.

Desde hace un lustro vengo dedicándome al estudio y divulgación de la propiedad intelectual, haciendo hincapié en la labor didáctica (libro “P.I.:La contraseña”) y en la necesaria actualización de los derechos de autor (herramienta GAME) de acuerdo a la sociedad en la que vivimos hoy en día, sin perder su esencia de respeto al creador y su obra.

Como socio, autor y también como jurista intento mantenerme informado de todo lo que ocurre en torno a SGAE e intento asistir a cualquier convocatoria celebrada por mis compañeros autores asociados. Hace un par de semanas acudí a la rueda de prensa de Jose Miguel Fernández Sastrón, líder de la candidaturaDOM (oposición a Eduardo Bautista en las elecciones), donde se me permitió libremente expresar públicamente mi parecer sobre el ex Presidente y las posibles soluciones, en primer lugar la convocatoria de una Asamblea Extraordinaria de socios, como cualquier otra Asociación.

Me alegro de haber abandonado la sala donde se me ha recibido con tan mala praxis y recordemos que esta asamblea independiente ha sido convocada al margen de la SGAE de forma oficiosa y sin el reconocimiento de la misma”.

De izq. a dcha.: Javier Rodriguez de Fonseca, Fermín Cabal, Cristina Narea, Mercedes Ferrer, Alvaro Saenz de Heredia, Paloma Pedrero, Antonio del Real y Fernando Colomo (este último sale medio tapado por la cámara de un periodista, yo como socio estaba en segunda fila).

La SGAE que colma el vaso.

 

Si hay algo que ha enervado en los últimos tiempos al público consumidor de propiedades intelectuales de los autores, artistas y productores ha sido la odiada “copia privada” que había que pagar a SGAE (entre otras entidades de gestión). Ya en su articulado se desprende farragosa, complicada, larga, imprecisa, pero en definitiva un derecho irrenunciable del autor, el cual solo es modificable por el Gobierno. En numerosas ocasiones la Ley de propiedad Intelectual (LPI), (la ley encargada de regular el trabajo de los creadores así como sus obras y su forma de recaudación de derechos), otorga al poder estatal la facultad de modificar, de solicitar explicaciones, de intervenir, etc., en los casos que fuera necesario. Y ahora, llegó el momento en el que se ha hecho necesario.

 

El público que consume las creaciones de los artistas se ha cansado de pagar por disfrutar obras. Este nuevo comportamiento contrario a la LPI, acaba siendo la tónica para dar una revisión al sistema de propiedad intelectual Continental o Europeo, que al fin y al cabo crea las directivas comunitarias que los estados miembros han de implementar a través de su legislación en materia de derechos de autor. Ese ha sido el caso del “canon digital” en España o como lo llama nuestra ley: compensación equitativa por copia privada (¿en fase de extinción?). En Inglaterra en cambio, quizá para evitar problemas, se declaró ilegal cualquier tipo de copia, como ocurre con el software. O sea, que tostar un CD de Bjork a un amigo en Londres es un delito. Claro que ahora con el lío de las escuchas telefónicas, ¿quién va a pensar en copiar Biophilia?.

 

En todo caso, la trama SAGA de SGAE, y todos sus presuntos implicados han desfavorecido la labor de divulgación de la propiedad intelectual, pues han ahumado la claridad de los conceptos más básicos que ha de defender una ley que protege los derechos de un creador: El derecho humano de crear y el respeto de los demás al trabajo realizado por un autor y un equipo de profesionales con el fin de satisfacer los gustos del público además de convertirse en la fuente de ingresos para el autor y vivir dignamente. Al final, los propios autores, aunque se demuestre lo contrario, hemos sido víctimas de nuestros gestores y criticados por la sociedad y de algún modo desprestigiados, y el Gobierno no ha hecho nada para evitarlo, a pesar de tener el privilegio por ley, de hacerlo.

 

Sin embargo, gracias al talento y genialidad de algunos creadores, se han podido forjar carreras artísticas en España que han sido referencia y modelo de negocio de cara a considerar la música e incluso el artista un valor añadido más allá de nuestras fronteras. Puesto que además del factor humano, la obra, una vez creada, y el artista una vez referencia de creadores, se convierten en una marca, que como sabemos, son las pegatinas que marcan la moda y distinguen a los países en su economía y progreso. Pues bien la economía artística en España ya se ha desplomado del todo, al igual que ha ocurrido con otros sectores, excepto la banca, según mi compañera de Bikram Yoga, Elena Salgado, alias Ministra de Economía.

 

Es entendible que, en estos momentos en concreto, la sabia joven deseosa de realizar su fotosíntesis, se haga oír, porque ya ni siquiera existe el mileurismo. Entre sus múltiples propuestas, en la materia que nos ocupa, el copyleft (movimiento contrapuesto al modelo tradicional de derecho de autor o copyright como le llaman en los países del Common Law o anglosajones) cobre protagonismo. Porque los nuevos creadores cuya inspiración nace en Internet y en el #shareisgood (compartir es bueno) necesitan seguir expresándose y lo que desde hace algunos años viene siendo un movimiento liderado por Linux y Wikipedia como estandartes de crecimiento a base de compartir conocimiento. Se quiere empezar a consolidar como un formato nuevo a elegir por los nuevos autores, y que sea reconocido por la LPI, en forma de lo que conocemos como entidad de gestión recaudadora de derechos.

 

Como explico de forma hiper sencilla, en “P.I.: La contraseña”, libro que habla sobre los derechos de autor, y respondiendo a la pregunta de “¿cómo se pagan estos derechos a los autores, artistas y productores?” a lo que se responde explicando que “existen unas oficinas que se encargan de vigilar y recaudar lo correspondiente de todas las obras. Estas oficinas son las entidades de gestión y podemos hacernos socios registrando allí nuestras obras publicadas, para que ellos se encarguen luego de pagarnos.” Aquí es donde ha fallado la SGAE, supuestamente. Ya que, como describo en el manual “las entidades de gestión son nuestro representante para la gestión de los derechos que nos concede la LPI”. Entonces, si son nuestro representante y los autores pierden su confianza en el pues es probable que los nuevos creadores que quieren experimentar la oportunidad de mostrar su talento al mundo puedan elegir entre estas o lo nuevo, como menciono en el libro. “Siempre que queramos, podemos asociarnos a ellas a no ser que queramos autogestionar nuestra obra”. En todo caso, ambos modelos están conviviendo desde hace tiempo. Uno, el tradicional, respaldado por la ley desde 1879 y otro, las licencias Creative Commons, respaldadas por los usos y costumbres del sector de la informática y más discretamente, en el caso de la literatura, la música y el audiovisual.

 

Dice un refrán: No hay mal que por bien no venga, y quizá necesitábamos una ayuda, para intentar que llueva a gusto de todos. Por eso considero que lo ocurrido en SGAE ha sido providencial, porque nos ha abierto los ojos a todos. Se nos han desatado las alertas de seguridad en cuanto a la confianza en nosotros mismos, en el público, en el gobierno (bueno, de esto ya se encargó él mismo con su la pésima gestión y el movimiento de conciencia colectiva 15M, indignándose). En definitiva, si en crisis lo único que nos puede distraer, que es el entretenimiento, también deviene en imagen corrupta, hay que hacer algo, que realmente nos alegre y satisfaga a todos. Por eso, como especialista en la materia y a petición de mis contemporáneos abro mi espectro a la Costumbre como fuente de derecho interno para compartir mis conocimientos jurídicos, artísticos y tecnológicos con los diferentes pensamientos en torno a esta rama tan romántica y moderna del derecho, en aras de lograr una mediación necesaria cuyo fin es reformar lo preciso a la vez que impulsar lo merecido.

 

El sistema tradicional de derechos de autor, tendrá que pasar por el equipo de cirujanos (vayamos preparando el Pré operatorio) y adecuarse a los cambios que la sociedad está sufriendo. Sin perder la esencia del respeto al creador y su dignidad laboral como derecho humano reconocido. Habrá que estar atentos al factor consumo del entretenimiento y como se regula. Evitar la repercusión al usuario de cualquier tasa que corresponda al fabricante, y lo más importante, que las empresas de telecomunicaciones participen más activamente del pago de los derechos de autor de forma justa y equitativa, ya que en definitiva son las que más los necesitan para ofrecer contenido a sus clientes y llenar esa banda tan ancha de trafico y descargas a la velocidad que presumen en sus publicidades.

 

Para empezar a despegar en esta dirección me gustaría que os empezaseis a familiarizar con esta nueva formula que he creado para fomentar este reparto justo: “La filosofía del clic: tanto cliqueo, tanto gana el autor”. Como resultado de este método, una nueva entidad de gestión (que se está gestando en este artículo) actuaría como subconjunto o intersección en las actuales entidades de gestión para ofrecer la posibilidad de recaudar los derechos de autor y los de gestión colectiva reconocidos por ley. De este modo el autor (sin exclusividad), puede elegir que obras de su repertorio están libres de gestión y cuales están gestionadas por ambas entidades en conjunto. Como vemos, esta filosofía y su herramienta que os ofrezco, se hará compatible y podrá aplicarse a las actuales entidades de gestión (SGAE, AIE, AISGE, AGEDI, EGEDA, VEGAP, CEDRO Y DAMA).

 

Puesto que esa pureza que concede el nacimiento es lo que la hace única, se podrá optar por asociarse únicamente a esta asociación nueva. Por ser la primera entidad de gestión del siglo XXI basada en el “free sharing” (compartir libremente). De este modo la GAME (GESTIÓN DE AUTORES MULTIDISCIPLINARES DE ESPAÑA), partiendo de la base del eclecticismo disciplinar del nuevo artista del siglo XXI, podrá reclamar, según el número de clics, como anticipaba, los derechos de autor que por ley correspondan. En especial, aquellos derechos de gestión colectiva obligatoria, de los autores, de los artistas y productores referentes al alquiler y comunicación publica (con pago de entrada o sin ella) de sus obras musicales y audiovisuales.

 

La crisis del sistema europeo actual del derecho de autor, que ya venia anticipando Google en Bruselas, pues no se corresponde con los modelos de negocio actuales, recuerdan a aquella época en la que “el vídeo mató a la estrella de la radio”, solo que en esta ocasión, en vez de VHS, BETA y 2000, como formatos a elegir, tenemos el COPYRIGHT el COPYLEFT y entre las dos, el GAME, la herramienta que las hace interactuar, como si de una interface necesaria se tratase.

 

Las civilizaciones antiguas y me atrevo a decir también las futuras, se reirían de nosotros, al ver que algo tan apasionante como la creación nos sirve de excusa para crear más conflicto. Ya pasamos la Edad Media, ya se quemaron libros y ya se condenaron grandes genios de la humanidad. Dejemos por fin de vivir, como he dicho en alguna ocasión, en un “Feudalismo Informado”, pues necesitamos crecer como seres humanos, que tendemos por inercia e intuición a la evolución, cuya definición en la acepción 2ª del diccionario de la RAE es: “Desarrollo de las cosas o de los organismos, por medio del cual pasan gradualmente de un estado a otro”.

 

Como jurista y como artista, pero sobre todo como humanista virtual, considero que la influencia cibernética en el hombre, eleva a la máxima potencia sus valores universales. Y más que encorvarlo hacia un plasma, le abre una ventana al cosmos, dotándole de la apertura mental necesaria para pasar de pantalla en este proceso vital que nos ha tocado jugar: la EXISTENCIA HUMANA. Forma de vida que desde sus orígenes ha pretendido dejar su legado por escrito. De ahí que haya decidido presentar por esta vía y en mi propio BLOG DE P.I. esta iniciativa, a la que espero os suméis, tanto autores, como artistas, productores y juristas, para, entre todos, reunir los requisitos necesarios para su reconocimiento legal.

 

Completando una sentencia que antes me horrorizaba os saludo cordialmente: “No se pueden poner puertas al campo, pero si buena simiente.

 

 

Antonio López Herreros (N.2..1)

Autor y Jurista de P.I.

 

 

Súmate a la iniciativa GAME.

 

¿La carrera hacia el poder de SGAE?

 

Tras los hechos ocurridos en SGAE, se ha abierto de nuevo la carrera hacia el poder y salen como de debajo de las piedras nuevos personajes aprovechando el tirón mediático de la noticia. Gente que ahora se presenta como la salvadora de la entidad sin tener si quiera unas nociones avanzadas de lo que es la propiedad intelectual, ni hacia donde va. Todos buscan con ansia al poder, pero no escuchan a los expertos de propiedad intelectual que hemos tenido grandes maestros. Además de conocer el mundo de la cultura en España, el entretenimiento y la idiosincrasia de un país donde la picaresca rige nuestro sentir diario. Por eso me he tomado la molestia desde el día 4 de Julio (como pueden leer en mi blog) de centrar mis escritos públicos en estudiar con mayor profundidad el tema SGAE y plasmarlo para todos los interesados en la prosperidad de la creación, ya que la labor de divulgación de la propiedad intelectual la llevo realizando desde hace un lustro.

 

El otro día recibí un mail, donde me adjuntaban el famoso “manifiesto” que curiosamente reflejaba las propuestas que yo mismo ofrecí en vivo y en directo en la rueda de prensa de José Miguel Fernández-Sastrón. entre ellas la creación de una Asamblea General Extraordinaria, y la dimisión de Teddy Bautista (ya ha ocurrido), así como la de la Junta Directiva electa (no ha ocurrido), como ejemplo de transparencia hacia los socios y hacia la sociedad española en general. Tengo que decir que el email lo firmaba Fermín Cabal. Inmediatamente le escribí haciendo una presentación mía como socio autor de SGAE y como especialista de la materia en cuestión.

 

El dramaturgo, me contestaba el mail diciendo que ese manifiesto era solo para autores de SGAE con lo que me di cuenta que ni siquiera había leído mi mail, a pesar de que me ofrecía para cualquier tipo de ayuda, ya que una de mis misiones como jurista es la adaptación de la propiedad intelectual a los nuevos tiempos. Así que de nuevo, en aras de conocernos mejor para una estrecha colaboración, le volví a hacer mis presentaciones y le volví a recordar que además soy el autor de P.I.: La contraseña, el primer libro de propiedad intelectual para los jóvenes y para todos los públicos cuyo prologo, fue firmado por el ex Presidente del Consejo de Dirección de SGAE.

 

El asunto del prólogo también ha traído cola ya que los periódicos de tirada nacional, haciéndose eco de mi participación en la rueda de prensa de DOM, han reflejado mis declaraciones en las que comentaba que si tuviese que reeditar el libro, quizá cambiaría ese prologo. Hoy tengo que decir que con la pasión de artista, se habla desde el dolor y la decepción, que aun permanece en mi como autor. Pero para ser justos, no puedo quitar el mérito a Teddy de hacer alusión en su prólogo al Humanismo que siempre ha potenciado la creatividad. Dejó un buen mensaje. Como me decía mi tía, que es religiosa: El ex-presidente era conocedor de las leyes, por eso hizo un prologo. Si luego el juez dictamina que ha habido un delito, entonces quedará de manifiesto que pecó de avaricia. Y me citó un pasaje bíblico en el que Jesucristo aconseja al pueblo, que cumplan las leyes que ellos predican, pero que no los imiten (refiriéndose a los fariseos, que eran maestros de las leyes).

 

Con todo este planteamiento lo que vengo a expresar es que los nuevos cabecillas que se promocionan, escuchan las soluciones y las hacen suyas, sin ni siquiera citar al autor, uno de los derechos morales por excelencia, el de paternidad de lo creado. Ahora, Achero Mañas, parece ser el único que sabe plantar cara al problema. Aunque aplaudo su valentía le tengo que decir que yo mismo fui de los primeros en desmarcarse públicamente (además de como autor, por lo concerniente a mi libro) de los planteamientos de los ex dirigentes de SGAE, por ser contrarios a los valores y principios éticos que guían mi labor de la divulgación de la propiedad intelectual. No vayamos a caer ahora en lo fácil, i.e. hacer leña del árbol caído y ser polémico, que es la moda que ha instaurado Telecinco en el periodismo y en el entretenimiento. Ahora toca dar una gran lección de grandeza, de creatividad y de originalidad porque el público nos comprenda y apoye al mantenimiento de la propiedad intelectual como fuente de ingresos para el PIB de un país que vive con su industria cultural en crisis, sobre todo la musica. A pesar de ser un país de arte. A veces necesitamos un poco de sur, para poder ver el norte, dice un jingle publicitario creado por la prestigiosa agencia musical OEO, haciendo una demostración de positividad en su sintonía, de nuevo, la música, un valor añadido en nuestro día a día.

 

Después de adherirme la semana pasada el manifiesto de Cabal-Mañas y reenviárselo a Alejandro Sanz (adherido también), entre otros y hacer todo lo posible por expandirlo y conseguir ¡por fin! unirnos los autores en Asamblea Extraordinaria (tal y como recomendé en aquella rueda de prensa) tengo que enterarme por los periódicos de la convocatoria de la misma. Ni un mail informativo, ni la hora, ni el lugar, ni nada. ¿Mucho ruido y pocas nueces?. Habría que ser creativo y saber crear equipo, como han hecho en el fútbol, y véasen los resultados. Habría que ser cercano con todos los autores, no solo con los famosos (algo que la antigua SGAE nunca consiguió). Necesitamos sabia nueva y como persona joven que soy creo en el verdadero equipo, en la critica constructiva y en un liderazgo sano, preparado y sincero, donde cada cual tenga su lugar para sumar fuerzas. Por eso hago este ejercicio de reflexión en voz alta, dirigido a mí mismo y a todos mis compañeros, los que estamos en el mismo equipo, los autores. El fin justifica los medios

 

No nos miremos tanto el ombligo y pensemos en SGAE que está anciana con 111 años y necesita un bypass (por el sobre salto sufrido) y de paso una cirugía estética. El vacío de poder que queda, en seguida puede ser rellenado (de hecho ya se ha anunciado el próximo candidato) y enchufarse, sea como sea, a la nave nodriza de todas las entidades de recaudación de derechos de autor. Conozco la entidad, por eso me ocupo de la entidad. Conozco a los trabajadores reales de la misma, los que hacen su trabajo con la mayor dignidad y el mayor respeto a los autores. Los que no les queda mas remedio que seguir las ordenes de los altos mandatarios. Porque “en Palacio” no te pagan para pensar, sino para ser efectivo, como ocurre en todas las empresas. Por eso y en favor de la eficacia, la productividad y la prosperidad todos esos trabajadores también se merecen unos directivos a la altura de las circunstancias, gente preparada, que conozca de lo que habla, que sepa distinguir entre un derecho de “comunicación publica” y “una puesta a disposición”, porque ellos sí que lo saben diferenciar.

 

Por eso a la Junta Directiva actual (que ha canjeado la dimisión por la traición al Bautista, y que ha nombrado a Miguel Satrústegui como relevo en el cargo de Presidente del Consejo de Dirección) tengo que recordarles que en una situación de excepción y con un pleito pendiente donde están imputados algunos de los ex directivos más influyentes de los últimos años en la sociedad de autores españoles por excelencia, han de actuar con cautela y abiertos a los cambios. Porque recordemos que según el auto del juez Ruz, las elecciones están bajo sospecha y se ha solicitado la nulidad de las mismas tal y como anunció José Miguel Fernández-Sastrón la semana pasada. Así que con todos mis respetos, ¡Junta, toca aprender a escuchar! Porque el poder tiene un efecto secundario, la perdida del sentido del oído.

 

Evitemos, como creadores, dar la imagen a la sociedad de que esto es una merienda de negros, como se dice vulgarmente, y que a río revuelto, ganancia de pescadores. Ya que viene un trabajo muy difícil en el que los juristas somos necesarios, ya que hay que adaptar la propiedad intelectual a los nuevos tiempos y dejar de aferrarnos a los modelos de negocio obsoletos, que deben servir de inspiración y guía para actualizar el sistema de la propiedad intelectual a modelos, igual de prósperos o mas, en consonancia con el siglo en el que vivimos.

 

Como dice un proverbio anónimo: El poder es responsabilidad y no imposición. Que sabia es la sabiduría popular que pertenece al dominio público.

 

 

D. Antonio Gabriel López Herreros

Autor y Jurista de Propiedad Intelectual e Industrial

 

 

 

 

 

Los autores somos la SGAE, no su directiva.

Esta mañana se ha celebrado en Madrid la esperada rueda de prensa de Jose Miguel Fernandez-Sastrón (lider de DOM como oposición a la candidatura oficialista liderada por Teddy Bautista) sobre la actual situación de SGAE. “Hoy no se muy bien quien es la SGAE”. Con este enunciado Fernandez-Sastron exponía que todos los miembros de la cúpula deberían presentar la dimisión y no ha sido así. Situación que hoy ha dejado a SGAE vacía de poder. “Hay una percepción popular de que la SGAE está investigada y los autores somos presuntos delincuentes”. La cúpula es la que, supuestamente, está defraudando a los socios.

El autor ha expresado que sigue afirmando que es necesario un cambio en el sistema estatutario de SGAE porque es poco democrático. Ponía el ejemplo que “en el caso de las elecciones, la candidatura DOM, que ha obtenido un 43% de de los votos, no tienen ninguna representación en la Junta Directiva electa”. También ha destacado la poca colaboración de la entidad durante el proceso de los comicios.

Aludiendo al auto del Juez Ruz, “en el que se denuncian unas practicas de lo que hoy parece ser una realidad, la persona que maneja el censo ha actuado directa y activamente a favor de la candidatura oficialista. Ha habido trampa a los socios y el juez nos invita como damnificados a personarnos en esta causa”, declaraba. Por este motivo ha anunciado que mañana se pide la nulidad de las elecciones a través de los tramites legales que existen para ello.

También ha nombrado al departamento de Juan Nebreda (atención al socio) que en su comunicado solo alude a la presunción de inocencia. A lo que el líder de DOM se admiraba de como SGAE no se ha personado en la causa, como, recordemos, el va ha hacer a partir de mañana, tal y como ha expresado, la personación de DOM es una invitación del Juez, como damnificados y también para pedir la nulidad de las elecciones celebradas con trampa a los socios. Para finalizar su exposición ha dejado en el aire la pregunta de ¿donde está el equipo jurídico de SGAE?, ya que no ha dado ninguna explicación a los socios. (Si que he podido conocer que su máximo representante, Pablo Hernandez, ha renunciado a su nuevo cargo de Director General de SGAE).

Eduardo Galán, candidato a DOM por el colegio de gran derecho (dramático) ha retomado el tema de celebrar de nuevo elecciones, porque, según explicaba, tras lo ocurrido muchos socios estarían revisando su voto o bien votarían si no lo hubieran hecho, o también se podrían crear nuevas candidaturas. (Esta aportación me ha parecido importante porque si es cierto que los autores en general tienen gran distancia en la SGAE y se participa poco en ella, de ahí que algunos, presuntamente, hayan campado a sus anchas).

Posteriormente se han formulado preguntas desde los medios Publico, Informativos Telecinco, Antena 3 Noticias y TVE que ha preguntado a Fernandez-Sastron si el Ministerio de Cultura no tenia nada que decir al respecto, a lo que el autor ha respondido que existen mecanismos internos dentro de los estatutos para encontrar soluciones. En este momento, yo mismo, que estaba presente en la rueda de prensa he querido expresar mi parecer al respecto. “Puesto que los autores somos la SGAE, no su directiva, estaríamos en nuestro derecho de convocar una Asamblea General Extraordinaria de los socios” y me he atrevido a contestar a la periodista de TVE que “seria un gran ejemplo de transparencia de cara a los socios y a la sociedad en general que la cúpula de SGAE dimitiera y se pusiera en manos del Ministerio de Cultura que es quien aprueba sus estatutos y las tarifas“. 

También he hecho alusión a la reciente publicación de mi libro didáctico sobre la propiedad intelectual para jóvenes “P.I.: La contraseña”, cuyo prólogo ha escrito Eduardo Bautista, y he expresado abiertamente que “si tuviera que reeditarlo probablemente prescindiría de dicho prologo. Pues aunque confío en la presunción de inocencia, como hombre de leyes que soy, prefiero evitar que el futuro de este país, los jóvenes, tengan como referencia personalidades que han hecho una gran labor pero que, en la actualidad se encuentran en entredicho por la opinión publica y ahora también por un Juez”.

Hoy también son varios los autores y artistas que han expresado su malestar con el órgano de gobierno de la SGAE como Loquillo, Dani Martin y Alejandro Sanz, que ha expresado en Twitter “Siento rabia por lo que ha pasado en SGAE, me siento utilizado y avergonzado… Si se demuestran los delitos seria el mayor acto de piratería de de la historia , hay que limpiar la institución y trabajar para acercarnos a la gente”.

Eso es lo que los autores queremos, ser amigos de la gente. Porque ambos nos necesitamos: nosotros necesitamos al público y el público necesita entretenerse y es lo que nos ha unido siempre, no lo debemos de olvidar. 

En definitiva, esta trama SAGA sin duda, es providencial para la limpieza de la imagen de SGAE, una institución de 111 años que ha estado y siempre va a estar, para lo que nació: representar y recaudar los derechos de sus autores, al contrario que sus cúpulas directivas, que van y vienen y por el camino se “entretienen”.

D. Antonio Gabriel López Herreros

Autor y Jurista de Propiedad Intelectual e Industrial

Jose Miguel Fernandez-Sastron, líder de la candidatura DOM, durante la rueda de prensa y a su derecha Eduardo Galán, candidato por el colegio de gran derecho (dramáticos)

Jose Miguel Fernandez-Sastron, líder de la candidatura DOM, durante la rueda de prensa y a su derecha Eduardo Galán, candidato por el colegio de gran derecho (dramáticos)

Resumen rueda de prensa SGAE

 

Hace apenas unas horas que ha terminado la rueda de prensa que los editores Sabino Méndez, Ignacio Alonso y los autores Caco Senante, Victor Manuel y Ernesto Caballero, todos ellos miembros de la electa Junta directiva de SGAE, han ofrecido a los medios de comunicación desde la Sala Manuel de Falla del Palacio de Longoria de Madrid. Se han tratado cinco puntos pero los dos más importante es que se va a crear una Comisión Rectora que hará una investigación interna para depurar responsabilidades y que elaborará un informe que pasará a la Audiencia Nacional. Respecto a Jose Neri, se ha aclarado que la SDAE está disuelta y que confían en la inocencia del mismo hasta que se demuestre lo contrario, aunque si que se le ha apartado de sus funciones. En cuanto a Teddy Bautista no ha presentado su dimisión, ni tiene intención de hacerlo, pero no tomará ninguna decisión en el gobierno de la entidad, aseguran.

 

Se han congregado periodistas de prácticamente todos los medios de comunicación de este país. Las preguntas se agolpaban y han pedido respetar los turnos para aclarar todas las preguntas con gran predisposición, tal y como recalcaba Caco Senante, quien entre otras lindezas ha comentado que los miembros de la Junta Directiva no son expertos y que ellos ven las cosas y las aprueban. También ha insistido que no entienden de muchas cosas de las que le preguntaban los periodistas. De hecho,  se jactaba diciendo: “ustedes (los periodistas) parecen abogados, porque saben muy bien de leyes”. En sus posteriores respuestas de nuevo hacia hincapié en que “los autores y editores no somos abogados”, ante algunas preguntas técnicas que los medios, con el auto del juez aprendido de memoria, formulaban, mientras el autor reconocía que lo había leído esta mañana, porque anoche estaba durmiendo.

 

La situación actual es que existe una Junta saliente y el día 12 de julio una Junta entrante que será la encargada de crear la Comisión Rectora. Algo que los periodistas han cuestionado tras fijar el juez en el auto, las sospechas de las anomalías en las elecciones. Otra de las cuestiones que más interés han suscitado es si la futura Comisión Rectora, iba a tener potestad para destituir a Eduardo Bautista, a lo que se ha contestado con un rotundo “si”. Y complementaban que la nueva Junta Directiva tiene que saber qué es lo que ocurre, ya que se está ante una situación excepcional en la entidad. Reincidiendo en el tema de la Comisión Rectora, que estaría conformada por cuatro autores y un editor, bajo la tutela de una figura externa a la entidad y de reconocido prestigio, que gozará de potestad ejecutiva. Se ha concluido que Teddy, no iba a dimitir, sino que la Comisión Rectora y la Junta Directiva tendrían  mayor protagonismo, situación que el aun Presidente del Consejo de Dirección ha aceptado. No se sabe nada de los nombres integrantes de la Comisión Rectora, “se están barajando todavía”, lo que si se ha afirmado que en todo caso estarán conformados por perfiles económicos y perfiles técnicos que sean figuras de prestigio e independientes y asesorados por expertos en informática contratados.

 

Respecto a la pregunta sobre el nacimiento de SDAE, Victor Manuel ha señalado que era un tema un tanto largo como para ofrecerlo en rueda de prensa a lo que la periodista ha insistido que le parecía extraño que si Jose Neri estaba ligado a Microgenesis cuando entró a trabajar en la entidad, como a nadie le parecía “feo” que el Director General de SDAE y Director de Gestión de la Información de SGAE desde 2005, contratase a través de su ex empresa. Caco Senante ha respondido que el ex director de SDAE presentó documentos notariales que afirmaban su desvinculación con Microgenesis, y por lo tanto depositaron su confianza en él. También se ha cuestionado por parte de los medios como la cúpula de dirección de la SGAE no conocía, o no se había dado cuenta del “chiringuito financiero” de Neri. Además de cuestionar si los contratos de SDAE nunca habían pasado por los Servicios Jurídicos de SGAE y la respuesta se ha quedado un poco en el aire. Lo mismo ha ocurrido cuando se ha preguntado acerca de las auditorias anuales. Aseguraba la Junta portavoz de la rueda de prensa que sí, que se han realizado, y eran “auditorias externas. Pero de lo que se desprende del auto del juez, esas empresas auditoras tienen indicios de participar de los beneficios y estar relacionadas con el entramado de Neri.

 

El auto del Juez Ruz también ha vuelto a poner en cuestión la legalidad de las elecciones a la Junta Directiva de la pasada semana. Y desde los medios se sugería que parecería una paradoja que si el Juez dice que hay maniobras ilegales o trampas en las elecciones, la Junta Directiva electa vaya a ser la que nombre la Comisión Rectora. Sabino Méndez, poniendo en duda las presunciones del juez, ha recalcado que el tema de las escuchas en las que se basa el juez para señalar esas trampas son conversaciones que supuestamente ha mantenido Jose Neri y que aparecen en un auto, pero que no por ello tienen la categoría de “hechos”, han de demostrarse, insistía. Además de concluir que la justicia siga su proceso para ver si existen fraudes o salen inculpados. Caco Senante, al respecto, dejaba entrever que sospechaba que la oposición en las elecciones encabezada por la candidatura DOM (que habría conseguido el 43% de los votos a pesar de haber sido ninguneada en todo el proceso), estaba detrás de todo lo ocurrido, pero no ha aclarado si disponía de prueba para dicha afirmación. Victor Manuel, en cambio daba el titular que “en la operación SAGA hay mucho humo”.

 

Haciéndose eco del escarnio publico de la calle, una voz de los medios, preguntaba si esta situación ocurrida deslegitimaría a la SGAE para interponer procesos judiciales contra deudores. A lo que Sabino Méndez ha respondido, en primer lugar, expresando su descontento por el tratamiento que la institución SGAE, tiene ante los medios palabras literales “ siempre zarandeada por los medios”, pero que no por ello ha perdido su legitimidad para llevar actuaciones contra los usuarios que no hayan abonado el uso del repertorio de los autores gestionados por la entidad. “En 100 años de honestidad de una entidad de gestión emblemática, es el primer caso puntual”, insistía. Y ellos mismos han reconocido que la magnificación de lo ocurrido está siendo muy perjudicial para 100.000 creadores de este país. Ernesto Caballero, por su parte ha añadido que desde la creación de la SGAE por Sinesio Delgado, siembre ha habido “cachondeo” sobre el pago de los derechos de autor. Ya que, según su opinión, la sociedad española quiere a los artistas pero no los respeta. Sabino Méndez, como representante de la próxima Junta Directiva, volvía a remachar que el tratamiento que se estaba dando en los medios a este asunto, ilustrando sus noticias con mails y mensajes anónimos, por el mero hecho de ser SGAE, es inadecuado en una sociedad occidental. Y haciendo mención a la ética periodística, ha dicho que la información ha de ir respaldada por “alguien” que lo diga.  También ha vaticinado que viene una fase muy caliente de cara a las elecciones generales españolas, donde, decía “vamos a ver de todo”. Concluía su soliloquio diciendo que “intentemos ceñirnos a los hechos”, que la nueva Junta Directiva electa que entra a gobernar el día 12 de julio, tiene un respeto absoluto a los mecanismos de la ley y que van a hacer una investigación interna, la cual, es una oportunidad para la renovación de la SGAE, y que cualquier investigación del juez supondría un regalo para dicha investigación interna. Como colofón, ha comentado que “la SGAE es mucho mayor que cinco millones de euros, ya que aglutina a la mayoría de autores y artistas que representan la cultura de este país”.

 

El momento cómico de la rueda de prensa se ha producido, cuando han preguntado al dramaturgo Ernesto Caballero, si su obra “La fiesta de los Jueces” (pieza teatral que pone a parir a los jueces, con casos contemporáneos, actualmente en cartelera) es una estrategia de marketing. A lo que su autor, entre colores y risas a contestado que no, que al final de la obra se alaba las bondades de la justicia de autor.

 

Como autor y jurista que soy me da vergüenza que gente inepta, como Caco Senante y los implicados en la trama SAGA, tomen decisiones sobre los asuntos que ocurren en una entidad histórica de la que soy socio y más dedicándome a una labor tan bella como es la divulgación de la Propiedad Intelectual, del respeto a los autores y de los valores éticos en aras de transmitir el sentido de prosperidad que la creación siempre ha otorgado al ser humano. Mi sugerencia al respecto es que la Junta Directiva dimita, entera, se pongan en manos de quien aprobó sus estatutos, es decir, el Ministerio de Cultura y se convoquen nuevos comicios para los autores. Y si pudieran votar todos los autores, significaría un ejemplo de democracia y sufragio universal. Además este hecho sin precedentes sería una gran muestra de transparencia hacia los autores y hacia la sociedad en general, en aras de salvar una entidad que tanto ha hecho por el trabajo de los autores de España.

 

 

 

D. Antonio Gabriel López Herreros

Jurista de Propiedad Intelectual e Industrial

 

 

 

 

 

Informe Jurídico sobre la directiva de SGAE

 

El primer fin de semana de julio nos ha sorprendido con la noticia del registro de la sede de la Sociedad General de Autores y Editores por parte de la Guardia Civil con la consecuente detención de varios miembros de la directiva de dicha entidad de gestión de los derechos de los autores músicos, dramáticos y audiovisuales, para posterior declaración ante la Audiencia Nacional. El Juez Ruz ha emitido el domingo 3 de Julio de 2011 por la tarde un auto en el que tras examinar la documentación del caso y tomar declaración al Presidente del Consejo de Dirección de SGAE (Eduardo Bautista), al Director General de SGAE (Enrique Loras) al Director Financiero de SGAE (Ricardo Azcoaga) ha decretado la libertad con cargos para los citados y algunos presuntos implicados más se ecuentran declarando en el día de hoy, como es el caso del Director General de SDAE (José Neri), presunto cabecilla en la trama denominada “Saga”. Aun así considera que hay indicios de delito de apropiación indebida, administración fraudulenta y delito societario.

 

El escándalo ya está en la calles del mundo y mientras la balanza se inclina más hacia el escarnio público que hacia la presunción de inocencia de los imputados. Una nube de tags en contra de los directivos ha nublado las elecciones celebradas en la entidad de gestión la cual, según un comunicado ofrecido a la medianoche del domingo, parece retomar la normalidad . Cierto es que la entidad en cuestión, tal y como la conocemos históricamente (aquella que se instituyó en 1941 tras la Ley de Propiedad Intelectual de 1879) nace con el fin de recaudar, por mandato legal, los derechos generados por las obras de los autores españoles y extranjeros a través de los medios de fabricación, comunicación, distribución que iban surgiendo, desde el disco de pizarra, hasta las descargas en itunes, pasando por la televisión y las funciones teatrales, ademas de las polémicas bodas y peluquerías. Ha servido para que muchos autores puedan vivir dignamente de su trabajo. Ya que además de cumplir una función emocional con sus creaciones (como es estimular los sentimientos e incrementar el nivel cultural de un país) también cumplen funciones complementarias en otros sectores comerciales a los que ayudan e incluso ofrecen un valor añadido por el hecho de existir, como es el caso de la música. Pero la historia y la función de las entidades de gestión todos las entendemos y las respetamos como símbolo de prosperidad de nuestros autores, escritores, músicos, cantantes, actores, productores, pintores, cineastas, coreógrafos… En definitiva, del escaparate artístico y cultural de nuestro país ante nosotros y ante el mundo, sea en su forma real o en su, ya cotidiana, ampliación virtual.

 

La cuestión, es otra. ¿Que ocurrirá ahora en SGAE?. El propio Pedro J. Ramírez ofrecía en su Twitter  un artículo de la editorial de El Mundo titulado: “Teddy Bautista no debe seguir en la SGAE”. Con el que lanzaba una primera respuesta, animando al foro a expresar su conformidad. Bien, pues he dedicado unas horitas a investigar ese supuesto y es algo complicado para sintetizarlo en un artículo. Porque es un supuesto encuadrado dentro de la estructura interna de unos estatutos propios de una asociación (que suelen ser muy farragosos) aprobados por el Ministerio de Cultura.

 

En la SGAE, además de los socios, como toda asociación, tiene una directiva, unos órganos internos que forman una estructura que se acerca, más que a lo Ministerial, a lo Gubernamental, por su importancia y responsabilidad ante los autores. Para entender mejor los supuestos que a continuación se van a exponer en este informe. SGAE está formada por una Asamblea General donde participan los socios (autores, herederos y editores), una Junta Directiva (que es el órgano de gobierno en si, formado por 38 miembros), el Consejo de Dirección (encargado de la administración ejecutiva de la sociedad formado por el Presidente y 12 miembros de la Junta Directiva), el Presidente de la Sociedad (también de la Junta Directiva. Un cargo de carácter mas bien honorífico) y el Presidente del Consejo de Dirección (representante ejecutivo de la Junta Directiva y de la gestión ante terceros).

 

Conociendo el mapa de la estructura de Gobierno. En el supuesto de que el Presidente del Consejo de Dirección (en este caso Teddy Bautista) fuera sustituido por algunas de las causas señaladas en los estatutos de SGAE, sería sustituido, en todos los derechos y funciones previstos, por el Director General (Enrique Loras) y a este le tendría que sustituir el Secretario General. No obstante, la duración de los cargos de la Junta Directiva puede resolverse en el caso que se incurriese en sanción por falta muy grave.

 

Existe otro supuesto que afecta al origen de la participación en dicha sociedad. Me estoy refiriendo a la perdida de la cualidad de socio de la SGAE. Son dos los motivos principales para que esto suceda, en primer lugar, por denuncia total del contrato de gestión (referido este al acuerdo suscrito entre el socio y la entidad de gestión) y en segundo lugar, por exclusión.  En ambos casos, el ex-socio tiene la obligación de devolver de inmediato a la Sociedad todo lo que hubiera recibido de esta a cuenta de sus derechos, además de pagar las deudas que tuviese pendientes. La exclusión como socio de la entidad de gestión, está sujeto a un régimen disciplinario de Sanciones y aunque no afecta a su contrato de gestión, se le excluyen en el ejercicio de sus derechos de voto en la Asamblea General así como el sufragio activo y pasivo en la designación de los miembros de la Junta Directiva.

 

Las sanciones vienen divididas por clases según su gravedad. Son faltas muy graves, en primer lugar, la comisión de cualquier delito doloso contra la Entidad, su personal o cualquiera de sus miembros, así como contra sus patrimonios. Por esta causa las sanciones impuestas por los estatutos de SGAE y que tienen efecto acumulativo causan la suspensión del derecho de asistencia a Asambleas Generales y sufragio activo y pasivo en la designación de los miembros de su Junta Directiva, como anticipábamos anteriormente, por un periodo máximo de diez (10) años. Además de la consiguiente perdida de la condición de miembro de la Sociedad y una pena pecuniaria de máximo 18.000 €.

 

En el caso que ocurriera un supuesto de estas características el procedimiento a seguir comienza con una apertura de expediente a través de denuncia de un miembro de SGAE o la Administración (del Estado, se supone). Todo ese tramite lo llevaría a cabo un Comité Disciplinario formado por tres (3) miembros de la Junta Directiva, asistido por abogado de la entidad que hará la función de Secretario. Tras la notificación al sancionado y pasados los 10 días hábiles para interponer sus alegaciones, el Comité por mayoría ha de tomar las decisiones y practicar las pruebas que considere necesarias hasta formular una Propuesta de Resolución que, junto con todo el expediente, el Consejo de Dirección analizará hasta adoptar la resolución que es inminentemente ejecutiva. Contra esta cabe recurso por parte del miembro sancionado en los cinco (5) días hábiles a su notificación. También el sancionado puede impugnar la decisión cuarenta (40) días después tal y como recoge la Ley de Asociaciones.

 

En todo caso los Estatutos permiten las composición de una Comisión de dictámenes y conflictos, formada por nueve (9) miembros nombrados por la junta directiva que actúa a través de tres secciones: Deontológica, Técnica y de Mediación.

 

Una situación nueva se plantea en este informe jurídico desarrollado al mas puro estilo del caso practico. Toca devanarse los sesos como ya lo han hecho Pablo Hernandez (Director de los servicios jurídicos de SGAE) y Francisco Galindo (Secretario General) quien lideran un nuevo plan consistente en que los miembros de la futura Junta Directiva planteen una comisión gestora que sustituya a Eduardo Bautista en la dirección de la entidad, según describe un articulo de El Pais. A pesar de que lo ocurrido estos últimos días con la directiva de SGAE es un suceso sui generis, que no aparece reflejado en sus estatutos. Los juristas recomendamos interpretar los mismos para evitar dejar la entidad, en el caso que un Juez así lo fallase, sin un brazo ejecutivo que en cadena ha sido imputado por delitos penales que suponen de por si una falta grave. Motivo mas que suficiente para resolver la duración de los cargos, según los estatutos y convocar una Asamblea Extraordinaria donde se estudie la necesidad o no de una moción de censura o equivalente que dignificara el estandarte de una institución histórica.

 

 

 

D. Antonio Gabriel López Herreros

Jurista de Propiedad Intelectual e Industrial

Colegiado 74535 ICAM