Antonio López Herreros

Autor y Jurista de Propiedad Intelectual

Archive for Enero, 2013

LA PATENTE

Era un precioso día de invierno y aunque brillaba el sol de la mañana estaba mas helado que un carámbano. Me perdí y tuve que configurar la brújula del iPhone para poder llegar con el GPS hasta el despacho jurídico de mi hermano gemelo; otro vástago de la naturaleza con pinta de genio de la biología. Le extraía algunas células mientras sincronizábamos nuestros respectivos iPad con mi aplicación de huellas dactilares que encriptaba un lenguaje que mi “flagelo”, como le llamaba cariñosamente, nunca iba a entender. ¡Que vértigo! ¿Como le iba a explicar que era un clon? Estaba ansioso porque era muy excitante saber que era el único ciudadano en portar el primer circuito de ADN en un USB. ¡La arquitectura legal que había tenido que construir para conseguir un duplicado tan perfecto de mi persona! Pero por fin había conseguido redactar la patente perfecta que me haría oficialmente inmortal.

ANTONIO LÓPEZ HERREROS © 2013

LA PERMUTA

Estando yo un día en la calle Serrano de Madrid entré en la biblioteca del colegio de abogados y llegó a mi parecer una perito a comprobar unos cartapacios y unos papeles viejos de un jurista jubilado que tenía en su poder una caja de plomo, que, según él dijo, se había hallado en los cimientos derribados de una antigua ermita.

-¿De qué edificio se trata, señoría pues mis investigaciones me niegan la existencia de las mismas a pesar de mi sudor y trabajo?

-No todo lo que habéis visto esta mañana ha sido fingido; que no soy yo hombre que por
semejantes documentos había de dejar que me saliese la muela del juicio, cuanto más morirme.

Exclusiva: Entre el museo arqueológico y el ilustre colegio de abogados de Madrid han escavado un socavón. Encontrándose de manera sorprendente una cueva que une ambos edificios tan distintos. Desde España para CNN.

ANTONIO LÓPEZ HERREROS © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (V)

Ferias de muestras.

Las ferias y muestras comerciales, industriales y agrarias son enormes eventos internacionales donde los profesionales presentan las novedades de sus productos. Estas exposiciones están formadas por numerosos stands o mostradores que representan diferentes países y distintas marcas que buscan atraer el interés de potenciales clientes.

La música de ambiente en estos recintos suele ser muy agradable e incluso hay stands que encuentran en la música un atractivo para que, desde lejos, esos posibles clientes reciban inputs y se acerquen a solicitar información. Hasta un 50%, según los estudios, se incrementa el transito en un stand donde suena música propia. En estos casos la música añade valor a lo que hay en el interior del stand además de ayudar a crear un ambiente agradable que suma mayor poder de atracción para el público que transita en los alrededores del stand.

En FITUR, conocida feria del turismo internacional que tiene su sede en Madrid, las actuaciones en vivo de grupos folklóricos de Latinoamérica y Brasil son un claro ejemplo del atractivo y poder de convocatoria para sus stands respectivos, ya que es una muestra viva de todo lo positivo que se puede encontrar en el país en cuestión e influirá en nuestra decisión de invertir en un viaje de esas características.

Eventos deportivos.

En España el deporte representa, hoy en día, uno de los mejores perfiles del país como referencia internacional sobre todo en deportes como tenis y fútbol.

Ya sean Pabellones Polideportivos, estadios o canchas, Los fieles seguidores acuden a animar a los jugadores con la ilusión de celebrar la victoria. La música en los eventos deportivos es una de las mejores formas de unir a la afición. En los partidos de fútbol, por ejemplo, abren las puertas con bastante antelación para crear un ambiente sociable.

Los estudios demuestran que a más del 80% de la multitud le gusta ser animada con canciones y sintonías que eleven el espíritu deportivo llenando de emociones hasta la última grada. Así el uso de la música hace que la asistencia a un evento deportivo se convierta en un espectáculo más divertido y mas sociable si cabe, cuyo fin es vitorear con algún himno popular como ha ocurrido con el ya archiconocido We are the champion del grupo The Queen.

Bodas, celebraciones y ocio en grupo.

En un país como España que se caracteriza por la diversión, el cante y el baile tienen una gran tradición en la celebración de eventos familiares. Lo que en otro lugar del mundo podría ser opcional, para los españoles se hace absolutamente necesario. La necesidad de poner música y divertirse tras una comida en una boda, en una cena de trabajo, en una fiesta con invitados se ha exportado como algo vital.

Aunque se considera erróneamente que la música debería ir incluida en la celebración lo que está claro es que el propio empresario, que te detalla los gastos de un convite, te agregue un plus por tener un DJ que pinche música en tu fiesta o, si quieres algo mas especial, un grupo musical que te amenice en directo, con todos los beneficios que ello supone.

Los banquetes nupciales en España según un artículo de la Radio televisión del Principado de Asturias, sobre los salones de boda y los derechos de autor, explica que la tarifa que se abona en este tipo de celebraciones se mide por invitados. “Para un banquete de 125 personas, el gasto medio en derechos de autor por invitado es de 1,15 euros. Sobre un precio medio de 100 euros por plato, entendemos que la inversión en el repertorio que se bailará durante toda la jornada es asequible y razonable”.

La oferta de ocio para las celebraciones ha crecido por influencia de otros países y otras culturas como ha ocurrido con los parques temáticos y de atracciones y en las boleras. La música es un atractivo para crear un ambiente de diversión o distendido según lo que el grupo familiar o de amigos ande buscando. En el caso de las ofertas tradicionales de entretenimiento como son los teatros, auditorios, salas de cine y también los bingos suelen ser el destino elegido por un espectro de público que va desde el más joven al más mayor y la música aquí se utiliza como bienvenida y en los momentos de descanso del público.

Conciertos y Festivales.
En este tipo de eventos la música no solo es un valor añadido sino que es el motivo principal de la asistencia de público. Los promotores de conciertos y espectáculos tienen claro cuando organizan actuaciones en vivo que han de atraer a una multitud de personas para crear un ambiente de éxito y excitante. Según los estudios, cuando una multitud de personas se reúne en un evento de estas dimensiones está más entusiasmada teniendo la banda o el artista cerca. Esta situación le hace ser más consciente del valor económico de la música, pero no solo la música en vivo. Un 80% opina que valora positivamente escuchar música pregrabada en este tipo de festivales.

“¿Donde va Vicente?, donde va la gente”. El ser humano al encontrarse rodeado de semejantes, su sentido primitivo de la manada le provoca un bienestar ya que como él, el resto, ha optado por invertir su dinero en un espectáculo musical. Ese dato ya demuestra una estadística para uno mismo: “si yo estoy aquí y todo el mundo está aquí, estoy en el lugar indicado”.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (IV)

Hoteles.

Según los estudios, al 75% de los clientes de un hotel les gusta escuchar música en lobbies, bares, restaurantes y espacios públicos del mismo. Las razones son claras, un ambiente agradable, relaja y pone de buen humor al huésped y le hace sentirse más feliz en su estancia. ¿A quien no se le ha hecho más agradable la espera en la recepción, escuchando una agradable música?, ¿Quien no ha subido a su habitación escuchando la típica música de ascensor? hasta nos provoca una sonrisa el recordarlo. Al llegar a un sitio nuevo siempre la música conecta con nuestra cotidianidad y eso es un aval de comodidad y bienestar, más en los hoteles, lugares por donde transita mucha gente y que muy a menudo resultan algo impersonales para el visitante.

Otro de los alicientes de los hoteles es la música en vivo y en directo en las salas de fiesta del mismo ya que fomentan la socialización. Según los estudios, un 50% de los clientes preferiría conocer gente en una parte del hotel donde pongan música en vivo, ya que el ambiente predispone a conectar más rápido entre si y promete una diversión más auténtica que cuando se trata de música pregrabada. Los aplausos y la complicidad con la banda, que se dirige a ellos de manera personalizada antes de comenzar una canción, es muy valorado por el público que lo vive como algo diferente, especial y que lo saca de su rutina. Sin duda la música ayuda a la desinhibición y se asegura la permanencia en el local, sea comiendo, bebiendo o bailando.

Resumiendo, la música en los hoteles genera una buena atmósfera de bienvenida, para que el cliente pueda relajarse y también para socializar en las múltiples zonas comunes y de esparcimiento. Es más, incluso hay hoteles que editan sus propios álbumes musicales recopilatorios con las canciones que suenan en el hotel. Sin duda otra forma más de captar la fidelidad del cliente penetrando en su memoria y en sus recuerdos.

Líneas de Transporte.

En los medios de transporte colectivos habituales que conocemos, autobús, tren, barco o avión, la música se ofrece directamente como un servicio incluido en el billete. En el caso del tren y el avión incluso nos regalan unos auriculares nada más sentarnos, sea para ver una película o bien, como nos suelen explicar desde la megafonía, para seleccionar algunos de los canales temáticos de música.

Evidentemente, como hacíamos referencia antes, la música y las canciones nos trasladan a un estado de relax y ayudan fácilmente a desconectar y a perder la noción del tiempo convirtiéndose así en excelentes compañeros de viaje. Como dice el refrán “con la música a otra parte”.

Salas de espera.

La mayoría de las salas de espera de centros médicos, dentistas y otras consultas médicas han optado por el hilo musical instrumental, porque como profesionales de la salud conocen el bien que produce escuchar música en la espera, calma los nervios, hace que el tiempo pase más rápido y siempre nos conecta con estados emocionales más alegres a parte de generar una atmósfera de tranquilidad y confianza.

A raíz de los estudios realizados más de un 85% de pacientes dicen que una sala de espera con música les relaja. “Partimos de la base que la música siempre actúa en segundo plano para no interferir la comunicación entre médico y paciente pero favoreciendo una cercanía con los clientes” expone el servicio de música para PYMES y profesionales de Telefónica.

El manual Anales de psiquiatría sobre la aplicación y efectos de la música en las salas de espera, desarrollado por F. Verjano Días y O. Blanco Valle pone de manifiesto que la música se ha utilizado a lo largo de la historia como un instrumento terapéutico y también para ayudar a centrarnos en la vivencia del presente.

Al igual que cuando en nuestra vida privada optamos por una canción u otra para dirigir nuestro estado de ánimo, ciertas canciones o estilos nos pueden predisponer a la tranquilidad, apaciguando el estrés del tiempo y de la espera previa a la visita médica.

Como dice Eduard Punset, prestigioso divulgador científico, “la música serviría para borrar, por lo menos de forma transitoria, los recuerdos dolorosos. Sería un atajo a la felicidad”.

Ya lo decía el refranero español: “el que canta su mal espanta”.

Música de espera telefónica.

“El que espera, desespera”. El uso de la música y mensajes de espera es muy importante en los negocios. Ayudan a entretener al que llama mientras permanece en espera. Los estudios señalan que a un 70 % de los clientes les gusta la música en espera. De hecho un 20% asegura que espera más tiempo cuando se trata de música que cuando lo que escuchan es un mensaje grabado. El motivo es porque una música idónea envuelve la mente del cliente en una atmósfera de predisposición a la espera, afecta a la percepción del tiempo y hace reflexionar de una manera subconsciente sobre la imagen de la compañía a la que se está llamando.

Por eso las empresas han resaltado el hecho de que un solo tipo de música no sirve para todo el mundo sino que hay que pensar cuidadosamente que música de espera es la más adecuada para sus mercados, productos y públicos, incluyendo la variedad e incluso dependiendo del momento del día.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (III)

Comercios, grandes superficies.

Rememorando el histórico hilo musical, en toda tienda cuyo objetivo sea una alta productividad, o posicionar y potenciar la imagen de una marca, la música es fundamental. Ir de tiendas es una actividad de ocio y esparcimiento, casi como ir a un pub.

Según el artículo Música en las empresas de modas “más de 2.600 empresas del sector utilizan el hilo musical en sus puntos de ventas además de para lo dicho, para ayudar a crear cultura corporativa e identificar la imagen de la firma”. El primer ejemplo que se nos viene a todos a la cabeza son las tiendas de ropa. Estudios como el de Smith, P. y Curnov, R. Arousal sobre los efectos de la música en el comportamiento de compra, incluso aseguran que cuando la música es lenta se compra más que cuando es dinámica. A su vez, el cliente puede sacar información respecto al estilo de ropa y precio solamente con entrar por la puerta y escuchar la música, aumentando de este modo su predisposición a comprar en más de un 20% según los estudios de KPMG. De hecho hoy en día muchas estrellas de la música son imagen o incluso diseñan colecciones para marcas de ropa.

Además de las tiendas, existen grandes superficies donde se acumulan multitud de tiendas o secciones que también siguen el esquema de usar la música como banda sonora de nuestras compras. Incluso en el supermercado somos capaces de llevar con más brío el carro si suena una canción que nos gusta. A colación de este último comentario, hemos de recordar que estas tiendas o centros comerciales son a su vez lugares de trabajo y la música, quieras o no hace el trabajo más llevadero. Cuando requiere de un trabajo físico también puede incrementar nuestro ritmo a la vez que genera un buen ambiente y buen humor entre los empleados.

Lugares de trabajo.

“Coser y cantar todo es empezar”. Lo mismo ocurre en algunos centros de trabajo, como bancos y otro tipo de empresas donde tienen empleados de cara al público. Los estudios señalan que el 87% de empleados manifiesta que poner música en el lugar de trabajo mejora la moral y los sitúa en un estado más feliz. Parece ser que ir a trabajar o entrar a un establecimiento donde suena una música agradable asegura la permanencia del cliente y la sonrisa del empleado con lo cual eso se traduce en productividad para el empresario. Objetivo cumplido.

Peluquerías y salones de belleza.

Aunque en la actualidad existe una gran oferta de bienestar y belleza, la mayoría de los barrios de ciudades y demás localidades tienen salones de belleza tradicionales. El Diari de Tarragona recoge la opinión de la dueña de un pequeño salón: “Las peluquerías son el único lugar donde la gente puede estar relajada. Y por eso es necesaria la música”.

En los salones de belleza y peluquerías escuchar música de ambiente, a través de radios o reproductores de música ubicados en las zonas de atención al público, tiene como fin dar un servicio más a sus clientes creando un ambiente agradable que invite a esperar y a cortarse el pelo de forma relajada y agradecida, así lo plasma Pablo Fernández Burgueño en su artículo Derechos de autor en las peluquerías. De estas declaraciones se desprende que la música en estos centros de belleza ayuda a generar una atmósfera de relax.

Según los estudios un salón donde haya silencio lo hace un lugar hostil y poco acogedor. Todos tenemos en nuestra memoria la imagen de una peluquería con su ruido de secadores, tijeras, conversaciones y trasiego de clientes. Ahí es donde la música también juega un papel importante, ya que unifica el ambiente amortiguando los ruidos. Así lo explica la responsable de una peluquería madrileña en el articulo Música de peluquería para El País “por medio de la música manejo el estado de ánimo del salón”. Además de para generar un ambiente de relax los miembros de este salón, haciendo alarde de su creatividad, señalan la importancia de la música para los diferentes servicios que proporcionan en la peluquería, por ejemplo para cortar el pelo apuestan por una música algo más atrevida y dependiendo del público pueden ir de unos estilos musicales a otros variando las décadas musicales.

Pero no solamente la música influye en los clientes, también los trabajadores se ven influenciados por la música a la hora de trabajar, “si se pone música marchosa se trabaja más deprisa” dice un trabajador de Marco Aldany. Otra de las tendencias en las peluquerías que atraen al público joven es contratar DJ’s en horarios de noche una vez al mes. Sin duda en un ambiente tan creativo, como es un lugar donde se hacen cambios de look, la inversión económica en música parece ser primordial.

Gimnasios.

Todo socio de un gimnasio valora que la música energética genera una atmósfera dinámica que incita a empezar el entrenamiento con mejor ánimo.

Según recoge el artículo La música ayuda a hacer deporte de El País diversos estudios, realizados por el psicólogo del deporte Costas Karageorghis, indican que dependiendo de la música que se escuche mientras se entrena se puede aumentar hasta un 15% de resistencia. Más de 20 años lleva este psicólogo asesorando gimnasios a cerca de qué música emplear e investigando estilos y canciones, en concreto afirma que “las mejores canciones para la realización de ejercicio moderado a intenso, tienen un tempo de entre 120 a 140 pulsos por minuto, conocidos en la música clásica como Allegro y Vivace”.

Informes de sociólogos y psicólogos sociales añaden que la música mejora las relaciones con el consumidor dentro de las instalaciones, ya que supone una agradable bienvenida. Según eldiadigital.es “más de 2700 gimnasios en España utilizan el repertorio que gestiona SGAE con el objetivo de mejorar y desarrollar sus actividades empresariales”. Por ejemplo en las clases colectivas de los gimnasios, como el aerobic o el tan de moda spinning, la música cobra un papel protagonista ya que marca el ritmo e intensidad de la clase.

Música y gimnasio parece ser otro tándem que funciona.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (II)

Pubs, bares y discotecas.

En los locales de ocio donde la gente sale para socializar, bares de copas, disco-pubs, cafés-teatro, salas de fiesta y tablaos flamencos, entre otros, escuchamos música. En la mayoría de los casos suele ser música pregrabada o pinchada por DJ´s, aunque a veces se ofrece música en vivo. Normalmente asociamos el local al tipo de música que pone: es un local pop, un club rock, o una discoteca house. La música en definitiva crea una atmósfera en el local que provoca que el cliente se sienta a gusto, identificado, consuma más y se convierta en un cliente fiel o asiduo a ese lugar.

Los diferentes estilos musicales y también el volumen de la música influyen en la percepción que los clientes acaban teniendo del local. Cuanto más estimulante es la música, más estimulante se considera el bar. Según el estudio The draw of music del Dr. Adria C. North cuando un local invierte en música en directo, se producen resultados muy llamativos y es que en general la gente es capaz de gastar más por hacer algo diferente a escuchar un CD. La música en vivo tiene un atractivo que provoca una atmósfera más excitante que fomenta una conexión humana mas real, se socializa más rápido y, como no, esta situación invita a un mayor consumo y permanencia en el local.

Al hilo de esta exposición en un artículo del Diari de Tarragona sobre el valor añadido en bares y discotecas, declara la dueña de un pequeño local que ella paga una cuota de 50 euros cada dos meses y advierte que al fin y al cabo es lo que marca la ley y de este modo puede tener a su disponibilidad el repertorio de SGAE, que es el que le gusta a la gente.

Por otro lado existen alternativas legales que parecen cobrar cada vez mayor protagonismo a la hora de pinchar música pregrabada y no es otro que el conocido Spotify, muchos propietarios están dispuestos a pagar una suscripción mensual a este canal con el fin de poner la música que ellos decidan, además consideran importante y transparente este sistema que remunera directamente a aquellos autores cuyas canciones reciben más clics por parte de los usuarios.

Restaurantes y cafeterías.

En general cuando vamos a un restaurante o una cafetería nos gusta escuchar música de fondo. Es otro ingrediente más para hacer de ese momento, algo único y que quede en nuestro recuerdo para volver.

Uno de los descubrimientos más recientes e impactantes expone que estimular los sentidos, a través de la música adecuada para comer, nos relaja así lo recoge El País en el reportaje Música que estimula el apetito. Tras preguntar a diversos chefs podemos afirmar que los restaurantes utilizan canciones y estilos musicales para incentivar las ganas de comer. “Yo escucho: Con las manos en la masa, y me entran ganas de comer ya” comenta el dueño de un famoso restaurante de Madrid. Los chefs también están de acuerdo con que la música es fundamental en los establecimientos gastronómicos y resaltan que hay que ser muy psicólogo en cuanto al target de público. Aunque cada uno hace sugerencias diferentes sobre que música combina mejor con cada plato hay uniformidad en cuanto al estilo que mejor se adapta con la comida, el soul y la música clásica son los que mejor ambiente crean para comer, pasando por el disfrute de fragmentos de ópera interpretados en vivo, que tan de moda se han puesto en varios restaurantes especializados y en los brunchs dominicales de restaurantes de lujosos hoteles.

Influencia de Pretty Woman o no, el caso que ir al restaurante y si es cena mas todavía se convierte en uno de los momentos más románticos para los enamorados de la música y la comida. En el caso de los más solitarios, visitar un café donde haya buena música hace de la soledad y la reflexión una buena compañía.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (I)

Del Hilo Musical a la red inalámbrica.

La música desde el origen de los tiempos ha servido para acompañar al ser humano en multitud de momentos. Ya los filósofos como Platón o Aristóteles la empleaban como apoyo a sus conferencias en el Liceo de Atenas y se dieron cuenta que los sonidos armónicos, lo que hoy llamamos música era una herramienta poderosísima para influir en la conducta y el carácter. En el siglo XXI vivimos en la antesala del futuro, una era de información, desarrollo tecnológico y científico donde a través del análisis psicológico podemos conocer prácticamente cualquier vicisitud del comportamiento humano.

La pirámide de Maslow, distingue una jerarquía de las necesidades humanas, conforme se satisfacen las necesidades más básicas los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados.

Hoy en día, es vox populi que la música influye en el ser humano por la sencilla razón de que le produce sensaciones y emociones, que a su vez repercuten en su estado de ánimo y por ende en sus propias decisiones. Incluso la neurociencia acepta la existencia de dos canales de decisión: uno lento y preciso, basado en la lógica y la razón y otro rápido y difuso impulsado por las emociones. De ahí la afirmación “la razón conduce a conclusiones y la emoción a la acción”. tal y como se explica en el estudio Emocionando desde el Marketing de Carlos Sánchez Corrales extraído del MK Marketing+Ventas.

A este se suman numerosos estudios y estudiosos como el famoso MusicWorks, PricewaterhouseCoopers e incluso una variedad de artículos de prensa de tirada local y nacional, como El País, tienen como común denominador resaltar el valor añadido de la música en los diversos negocios más que un simple uso secundario. Empresas como Ikea, Apple, Bershka, Starbucks o Camper por citar algunos ejemplos, van más allá e invierten y encargan su propia música a la carta a sabiendas del valor que suma a su imagen empresarial para conectar con el público e incluso a sus ventas. Todas estas teorías vienen a evidenciar de nuevo lo que ya hace mas de 40 años demostró el Hilo Musical, implantado por Telefónica en los albores de los años setenta; un servicio que trajo el crecimiento y la modernidad comercial en España.

Antonio López Herreros © 2013