Antonio López Herreros

Autor y Jurista de Propiedad Intelectual

Archive for the ‘#BlogDePi’ Category

El renting de la vida.

Imagen

El leasing es una modalidad mercantil para financiar un bien que consiste en un contrato de alquiler en la que a su termino figura la opción de compra. En el renting, sin embargo con la prorroga del bien o devolución de la cosa finaliza el acuerdo.

Es muy popular decir que los españoles tenemos mucho apego por las propiedades. Debe ser algún trauma o ráfaga que a modo de karma arrastra todo el país y que ha hecho que sus ciudadanos se aferren a la posesión como hubo una vez en la historia, cuando fuimos un imperio.

“Más se perdió en Cuba”, es una de las frases antídoto-refraneras que nos sirven de consuelo cuando algo falla y no sale como esperamos. Y si no, lo mejor es irse a tomar algo al bar para no darle muchas vueltas al coco, aunque ahora con el Twitter es un desahogo menos etílico, aunque igualmente adictivo.

La vergüenza ajena y la picaresca son dos de las características mas básicas que distinguen a un español del resto de los europeos. Porque uno puede tener vergüenza de uno mismo, pero ¿de otro? Parece increíble, pero finalmente hemos acabado exportando, al menos, en la MTV recuerdo ver un programa americano con este titulo. La picaresca, nos ha llevado a la ruina en la que está el país, pero de eso no vamos a hablar ahora.

Pero, la forma de ver la vida, ¡Ay, amigos, es algo único! que nos ha quedado grabado en nuestro ADN ibérico, quizá por la herencia de haber alojado las columnas de Hercules, puertas de acceso a esa perdida, aunque no olvidada, civilización que Platón situó en el océano Atlantico, donde dicen que se hundió, la Atlantida.

La civilización, nace, crece, se desarrolla e incluso se hunde, de ahí que retomemos el carpe diem que nos enseñaron los griegos porque de una vez por todas, hemos de darnos cuenta que la propia vida humana es un renting o un leasing, quien sabe, porque nadie nos garantiza una opción de permanencia eterna. @AntwoneLopez 

En busca de la copia privada.

Parecía que el tema de la copia privada -aquel famoso canon que gravaba los Cd y cualquier dispositivo que fuese susceptible de hacer copias de un archivo- estaba finiquitado. Que sí el gobierno lo iba a pagar, que si iba a desaparecer… En definitiva cuando ya han pasado veinticinco años desde que se aprobase la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) las entidades de gestión y los creadores parecen acercar posiciones. Las primeras por representar a los segundos, ya que en España entre nacionales y extranjeros suman ya más de un millón de creadores que generan trabajo, progreso y desarrollo económico con su creatividad.

Es sabido por todos que el ser humano tiende a evolucionar por naturaleza, sólo hay que ver como hemos pasado desde las cavernas hasta los robots en un ligero viaje en el tiempo. Aunque, dejando la frivolidad a un lado, la propiedad y más bien la propiedad intelectual ha tenido mucho que ver en esa prosperidad evolutiva del hombre y la mujer.

Simplemente analizando los cuatro últimos siglos, en todos ellos aparte de los logros históricos, han habido hitos importantes para los derechos de autor. En el siglo XVIII mientras rodaban cabezas durante la Revolución Francesa, un diputado de la Asamblea Nacional ya hizo llamada de atención proclamando los derechos de autor como un derecho inusurpable, ya que la propiedad de los bienes y las obras del espíritu era la tenencia más sagrada de todas aquellas que antes de ser creadas no existían. En el XIX, una vez que la propiedad intelectual era respetadisima comenzó a evolucionar, apareciendo de este modo los primeros límites a los derechos de los autores, por ejemplo que, en determinadas circunstancias otras personas creasen copias (privadas, claro) de esas creaciones ajenas, sin que alterasen ningún derecho de sus propietarios creadores. En aras, eso si, de que la divulgación de dichas obras fomentase el conocimiento en pos de la cultura del pueblo. En el siglo XX, ya superada la guerra civil española, la aparición en masa de cacharros electrónicos que permitían escuchar, ver y leer obras, catapultó el límite de la copia privada al desastre, pues tantas copias se hacían que estaban afectando al mercado y a la industria. De ahí que se decidiese, tras recomendación de una directiva de la Unión Europea, que los autores percibiesen a través de sus correspondientes entidades de gestión de derechos, ya fuese de música, cine, libros o pintura, una compensación equitativa, más bien simbólica, por considerar que estos aparatos se iban a usar,predominantemente, para copiar obras. Este tema siempre ha suscitado un debate en tanto en cuanto se estaba dando por hecho que el consumidor copiaba, pero a tenor de los eslóganes publicitarios, esas tecnologías estaban destinadas a facilitar o enganchar al usuario a estas prácticas. Y como el ser humanó es débil, olvido la ética y el esfuerzo de los autores para inventar una nueva filosofía que viene marcando el siglo XXI y que básicamente a través de las redes sociales ha transmitido el siguiente valor: todo lo que circula por internet es gratis. Este “gran” mensaje va apoyado incluso por personalidades doctas y con criterios académicos, que quizá quieren analizar este hecho con su parte de usuario más que con su visión profesional.

Pero no solamente se hacen argumentos facilones, también se amparan algunas de estas argumentaciones en la libertad de expresión, valor que todos amamos por lo que ha costado en el mundo que sea un standard. El problema es cuando sacamos a relucir otros argumentos como la libertad de creación y la propiedad de los creadores, esta última perteneciente a los derechos incluidos en nuestra Carta Magna. El equilibrio como siempre es el mejor aliado, puesto que la propia vida y la sociedad marca las reglas. Ni las obras van a ser gratis, ni las obras van a arruinar ninguna economía doméstica del consumidor. ¡Que le vamos a hacer si en nuestro país gusta tanto la música, sobre todo! ¡Pues que menos que apostar por ella!

El otro día cuando hablaba con un amigo sobre el esfuerzo creativo que supone componer, escribir o rodar una película, él dedicado al mundo de las páginas webs insistía que eso la gente no lo entiende, que apenas le importa. El caso que cuando voy a un concierto y veo a mucha gente que ha pagado su entrada para disfrutar de su artista o para descubrir alguien nuevo, me doy cuenta que mi amigo no tiene razón y que la gente es tremendamente humana y solidaria con la creación. Puede ser que en estos momentos se haga alguna trampilla para escuchar música y salir del paso como exportar música desde Youtube a los móviles, pero ya existen aplicaciones que por lo que vale una caña tienes toda la música que existe durante todo un mes. En resumidas cuentas el valor que le damos a nuestros gustos nos define y yo hace bien poco que me he podido permitir calzarme en Prada, pero Silicon Valley lo merecía.

Por lo tanto la copia privada, viene a asemejarse más a una suscripción que el consumidor paga al autor, a modo de cuota, que a un impuesto como quiere enfocarlo el anteproyecto de Ley de la Propiedad Intelectual que en estos momentos se está cocinando. Y en el menú se están preparando tres nuevos platos: el artículo 25.1 de la LPI, entremés que suelta la perla de que la copia privada se cargará a los presupuestos generales del estado para compensar los derechos de propiedad intelectual que se dejan de percibir por el límite de copia privada. La solucion del gobierno ha sido no diferenciar quien va a consumir dando por hecho que ya que en nuestro país hay dos móviles por habitante esta claro que va a consumir por lo que más nos vale que lo paguen todos y lo metemos a la cuenta del país. Es una solución un tanto de comunidad de vecinos pero, no creo que el gobierno tenga grandes conocimientos de la propiedad intelectual. Los que salen más perjudicados son los creadores que van a percibir una cantidad fija, no variable como anteriormente ocurría, pues dependía de los beneficios que se obtuvieran ese año de cara a hacer el reparto de la copia privada. Como primer plato del menú, tenemos el artículo 25.5 que exime del pago de la compensación en las situaciones en que el perjuicio causado por la copia privada sea “mínimo”. Mínimo, hoy en sí, es un término algo abstracto porque mínimamente cuando te conectas a una red social ya estas en contacto con, al menos, cien personas, por lo tanto, esto parece ser el antídoto del primer artículo: lo incluimos en los gastos pero si no se produce un desatre para los artistas, que se los queden las arcas del estado. Pero, si aún estáis con hambre el postre nos trae el artículo 32 que se centra en el uso de las obras en el ámbito educativo sin necesidad de autorización ni de compensación alguna. Precisamente ese público adolescente que siempre ha sido el que ha nutrido el mercado ahora se le patrocina el entretenimiento, esta vez sí, camuflandolo como cultura. Suerte que el artículo 40 bis de la LPI sigue intacto recordando que en los artículos relativos a la copia privada “no podrán interpretarse de manera tal que permitan su aplicación de forma que causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del autor o que vayan en detrimento de la explotación normal de las obras a que se refieran.

El debate sigue abierto aunque yo siempre creeré que el autor hace su trabajo que es entretener y el público hace el suyo que es remunerar al artista por llenar su día a día de frases, ritmos, imágenes, personajes y un mundo mágico y fantástico como nuestro propio ser. Cuando vengan los robots, hablamos.

PRIMERA CANCIÓN PARA UN EXITO LEGAL EN CALIFORNIA.

El Artista y Jurista de Propiedad Intelectual español Antonio López Herreros, también conocido como Antwone, recientemente conectado con la ciudad de San Francisco y Silicon Valley, crea un himno con un reportaje en video para felicitar el éxito del matrimonio igualitario en el estado de California.

#equalitymarriageCNN

VIDEO CNN: #EqualityMarriage: First American Same Sex Married Couples

FIRST SONG FOR A LEGAL SUCCESS IN CALIFORNIA.

Spanish Artist and IP jurist Antonio Lopez Herreros, also known as Antwone, recently connected with the City of San Francisco and Silicon Valley, creates an anthem with a video report to congratulate the Equality Marriage success in the state of California.

20130704-205928.jpg
Antonio López Herreros, “Antwone” practicando yoga frente al Golden Gate Bridge de San Francisco.

VIDEOCLIP O PELÍCULA MUSICAL EN EL SIGLO XXI

salva_vevo

Terminaba el pasado año produciendo con Los Ángeles de la Música, BMG y 33 spot unas obras audiovisuales para el artista revelación español de este año Salvador Beltrán, quien acaba de estrenar su segundo videoclip “A veces me pregunto” dirigido por Alexis Garduño, cuando me di cuenta que el término videoclip se había quedado obsoleto ya que hoy en día la tecnología y la información nos ofrecen mayores recursos para fomentar la imaginación así que con un reducido grupo de inversores armamos una producción al estilo cinematográfico para rodar nuestra película musical “Cambio de Planes”, de la que empezareis a oír hablar muy pronto de la mano de Sony Music Spain.

Cuando llevas toda la vida viendo videoclips (la gran mayoría extranjeros) te das cuenta de la influencia que tiene la música en su vertiente imagen en movimiento o videograma (como se le conoce en términos de propiedad intelectual). De ahí que en España os hayamos quedado atrás en cuanto a la música se refiere, pues ya lo decía Stravinsky hace unos cuantos siglos: La música, además de escucharla, hay que verla.

Dicho lo cual analizáremos desde un punto de vista artístico, jurídico y empresarial que es un videoclip y para que sirve. Un videoclip o videograma es la obra audiovisual que acompaña a una obra musical grabada o fonograma. El videoclip sirve para ayudar a la difusión de la canción puesto que conquista otros medios como son internet y la televisión gracias a la puesta a disposición y comunicación pública, respectivamente. Pero lo más importante, a nivel económico, es que el videoclip también genera derechos de autor que el artista percibe a través de la sociedad de gestión de los autores. Claro que también las productoras discográficas perciben sus derechos a través de las entidades de gestión pertinentes, en el caso de España, a través de la desconocida AGEDI.

Hay que resaltar que en España solamente el canal Sol música emite videoclips de nuevo lanzamiento, por lo que el incipiente canal VEVO, integrado del gigante Youtube, se está llevando los estrenos, aumentando así su base de datos como he podido comprobar a través de su app para iPhone y para ipad en versión HD. De ahí que analizando, uno se va dando cuenta de como es la experiencia de usuario de videoclips hoy en día a través de las aplicaciones o webs y que he denominado el efecto “tira del hilo”.

Si pensamos en los artistas que más repercusión han tenido en este último año, en lo que a visitas se refiere (el método oficial de medir el impacto artístico en la actualidad) tenemos a Justin Bieber, Nicky Minaj y One Direction, en el “Olimpo de los Clics”. Ahora, es cuando tiene sentido mi teoría del efecto “tira del hilo”.

Si analizamos el fenómeno Nicky Minaj, por ejemplo, nos daremos cuenta que es, cuanto menos vertiginoso, que en un año, desde que Madonna la lanzó al gran público, haya posicionado, prácticamente la totalidad de sus videoclips en los ranking de visitas. ¿Por qué? Porque cuando ves uno, miras el siguiente… y como lleva otras pelucas… miras el siguiente… y como en este rapéa más… pues miras el siguiente. Y así vas tirando del hilo. ¿Por qué? Pues, muy sencillo. Porque hay material de donde tirar. Porque tiene en su canal un repertorio audiovisual que da miedo.

Lo mismo ha ocurrido con One Direction, a quienes las olimpiadas de Londres dieron un buen espaldarazo, y que han sabido utilizar con su lozanía, y aunque tienen menos material, disponen del suficiente para tirar del hilo un buen rato y empaparse de su música, que al fin y al cabo es de lo que se trata. De Justin Bieber, que más se puede decir, si nació en Youtube…, es omnipresente.

Y con todos estos ejemplos, sólo quiero dejar de manifiesto que, con una media de 7 videoclips al año, un artista empieza a ser disfrutado por el gran público. Y sin entrar en el debate comercial vs. alternativo, entiendo que todo aquel, empresa o artista que quiera dedicar su vida al gran entretenimiento, busca un reconocimiento; no sólo a nivel visitas y seguidores en Twitter, sino un beneficio económico. Ya que, de hecho, la propiedad intelectual existe para hacer efectivo ese lucro derivado de esa comunicación pública. ¿Cómo? Pues, como he dicho al inicio, monetizando no sólo las canciones que suenan en la radio sino los videoclips que ponemos a disposición en internet, en todas sus variantes o links. Esa es la técnica anglosajona, ofrecer, ofrecer y ofrecer. Para después recibir, recibir y recibir.

He ahí, la importancia de ser autor, creador, propietario o distribuidor. Gracias a la labor artística y creativa, un engranaje se pone en marcha generando empleó. Si, como hicimos Los Ángeles de la Música con los videoclips de Salvador Beltrán, en los que llegamos a tener más de una treintena de personas trabajando. ¡Si, aquí en España! Os sorprenderá, quizá, esta cifra, pero lo sé por las facturas del catering, porque a la hora de comer todos somos una gran familia. Solamente recordaba algo así en el rodaje del videoclip de Alejandro SanzEl alma al aire“, el videograma más caro de la historia de España, en el que tuve el placer de trabajar como actor, junto a Santiago Segura y José Coronado entre otros.

Insisto, los videoclips hoy en día se perciben en España como asunto que no es importante, además de como un gasto, y eso al final produce lentitud, algo que es incompatible con la velocidad de la red. Pero, es lo contrario, se trata de una inversión, se trata de una obra de arte, ya que es la película musical donde podemos ver diferentes historias de un artista. Y ya que en el siglo XXI, somos capaces de hacer videoclips a nivel doméstico, que menos que los artistas, tengan una buena colección de ellos, para poder tirar del hilo un buen rato.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (V)

Ferias de muestras.

Las ferias y muestras comerciales, industriales y agrarias son enormes eventos internacionales donde los profesionales presentan las novedades de sus productos. Estas exposiciones están formadas por numerosos stands o mostradores que representan diferentes países y distintas marcas que buscan atraer el interés de potenciales clientes.

La música de ambiente en estos recintos suele ser muy agradable e incluso hay stands que encuentran en la música un atractivo para que, desde lejos, esos posibles clientes reciban inputs y se acerquen a solicitar información. Hasta un 50%, según los estudios, se incrementa el transito en un stand donde suena música propia. En estos casos la música añade valor a lo que hay en el interior del stand además de ayudar a crear un ambiente agradable que suma mayor poder de atracción para el público que transita en los alrededores del stand.

En FITUR, conocida feria del turismo internacional que tiene su sede en Madrid, las actuaciones en vivo de grupos folklóricos de Latinoamérica y Brasil son un claro ejemplo del atractivo y poder de convocatoria para sus stands respectivos, ya que es una muestra viva de todo lo positivo que se puede encontrar en el país en cuestión e influirá en nuestra decisión de invertir en un viaje de esas características.

Eventos deportivos.

En España el deporte representa, hoy en día, uno de los mejores perfiles del país como referencia internacional sobre todo en deportes como tenis y fútbol.

Ya sean Pabellones Polideportivos, estadios o canchas, Los fieles seguidores acuden a animar a los jugadores con la ilusión de celebrar la victoria. La música en los eventos deportivos es una de las mejores formas de unir a la afición. En los partidos de fútbol, por ejemplo, abren las puertas con bastante antelación para crear un ambiente sociable.

Los estudios demuestran que a más del 80% de la multitud le gusta ser animada con canciones y sintonías que eleven el espíritu deportivo llenando de emociones hasta la última grada. Así el uso de la música hace que la asistencia a un evento deportivo se convierta en un espectáculo más divertido y mas sociable si cabe, cuyo fin es vitorear con algún himno popular como ha ocurrido con el ya archiconocido We are the champion del grupo The Queen.

Bodas, celebraciones y ocio en grupo.

En un país como España que se caracteriza por la diversión, el cante y el baile tienen una gran tradición en la celebración de eventos familiares. Lo que en otro lugar del mundo podría ser opcional, para los españoles se hace absolutamente necesario. La necesidad de poner música y divertirse tras una comida en una boda, en una cena de trabajo, en una fiesta con invitados se ha exportado como algo vital.

Aunque se considera erróneamente que la música debería ir incluida en la celebración lo que está claro es que el propio empresario, que te detalla los gastos de un convite, te agregue un plus por tener un DJ que pinche música en tu fiesta o, si quieres algo mas especial, un grupo musical que te amenice en directo, con todos los beneficios que ello supone.

Los banquetes nupciales en España según un artículo de la Radio televisión del Principado de Asturias, sobre los salones de boda y los derechos de autor, explica que la tarifa que se abona en este tipo de celebraciones se mide por invitados. “Para un banquete de 125 personas, el gasto medio en derechos de autor por invitado es de 1,15 euros. Sobre un precio medio de 100 euros por plato, entendemos que la inversión en el repertorio que se bailará durante toda la jornada es asequible y razonable”.

La oferta de ocio para las celebraciones ha crecido por influencia de otros países y otras culturas como ha ocurrido con los parques temáticos y de atracciones y en las boleras. La música es un atractivo para crear un ambiente de diversión o distendido según lo que el grupo familiar o de amigos ande buscando. En el caso de las ofertas tradicionales de entretenimiento como son los teatros, auditorios, salas de cine y también los bingos suelen ser el destino elegido por un espectro de público que va desde el más joven al más mayor y la música aquí se utiliza como bienvenida y en los momentos de descanso del público.

Conciertos y Festivales.
En este tipo de eventos la música no solo es un valor añadido sino que es el motivo principal de la asistencia de público. Los promotores de conciertos y espectáculos tienen claro cuando organizan actuaciones en vivo que han de atraer a una multitud de personas para crear un ambiente de éxito y excitante. Según los estudios, cuando una multitud de personas se reúne en un evento de estas dimensiones está más entusiasmada teniendo la banda o el artista cerca. Esta situación le hace ser más consciente del valor económico de la música, pero no solo la música en vivo. Un 80% opina que valora positivamente escuchar música pregrabada en este tipo de festivales.

“¿Donde va Vicente?, donde va la gente”. El ser humano al encontrarse rodeado de semejantes, su sentido primitivo de la manada le provoca un bienestar ya que como él, el resto, ha optado por invertir su dinero en un espectáculo musical. Ese dato ya demuestra una estadística para uno mismo: “si yo estoy aquí y todo el mundo está aquí, estoy en el lugar indicado”.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (IV)

Hoteles.

Según los estudios, al 75% de los clientes de un hotel les gusta escuchar música en lobbies, bares, restaurantes y espacios públicos del mismo. Las razones son claras, un ambiente agradable, relaja y pone de buen humor al huésped y le hace sentirse más feliz en su estancia. ¿A quien no se le ha hecho más agradable la espera en la recepción, escuchando una agradable música?, ¿Quien no ha subido a su habitación escuchando la típica música de ascensor? hasta nos provoca una sonrisa el recordarlo. Al llegar a un sitio nuevo siempre la música conecta con nuestra cotidianidad y eso es un aval de comodidad y bienestar, más en los hoteles, lugares por donde transita mucha gente y que muy a menudo resultan algo impersonales para el visitante.

Otro de los alicientes de los hoteles es la música en vivo y en directo en las salas de fiesta del mismo ya que fomentan la socialización. Según los estudios, un 50% de los clientes preferiría conocer gente en una parte del hotel donde pongan música en vivo, ya que el ambiente predispone a conectar más rápido entre si y promete una diversión más auténtica que cuando se trata de música pregrabada. Los aplausos y la complicidad con la banda, que se dirige a ellos de manera personalizada antes de comenzar una canción, es muy valorado por el público que lo vive como algo diferente, especial y que lo saca de su rutina. Sin duda la música ayuda a la desinhibición y se asegura la permanencia en el local, sea comiendo, bebiendo o bailando.

Resumiendo, la música en los hoteles genera una buena atmósfera de bienvenida, para que el cliente pueda relajarse y también para socializar en las múltiples zonas comunes y de esparcimiento. Es más, incluso hay hoteles que editan sus propios álbumes musicales recopilatorios con las canciones que suenan en el hotel. Sin duda otra forma más de captar la fidelidad del cliente penetrando en su memoria y en sus recuerdos.

Líneas de Transporte.

En los medios de transporte colectivos habituales que conocemos, autobús, tren, barco o avión, la música se ofrece directamente como un servicio incluido en el billete. En el caso del tren y el avión incluso nos regalan unos auriculares nada más sentarnos, sea para ver una película o bien, como nos suelen explicar desde la megafonía, para seleccionar algunos de los canales temáticos de música.

Evidentemente, como hacíamos referencia antes, la música y las canciones nos trasladan a un estado de relax y ayudan fácilmente a desconectar y a perder la noción del tiempo convirtiéndose así en excelentes compañeros de viaje. Como dice el refrán “con la música a otra parte”.

Salas de espera.

La mayoría de las salas de espera de centros médicos, dentistas y otras consultas médicas han optado por el hilo musical instrumental, porque como profesionales de la salud conocen el bien que produce escuchar música en la espera, calma los nervios, hace que el tiempo pase más rápido y siempre nos conecta con estados emocionales más alegres a parte de generar una atmósfera de tranquilidad y confianza.

A raíz de los estudios realizados más de un 85% de pacientes dicen que una sala de espera con música les relaja. “Partimos de la base que la música siempre actúa en segundo plano para no interferir la comunicación entre médico y paciente pero favoreciendo una cercanía con los clientes” expone el servicio de música para PYMES y profesionales de Telefónica.

El manual Anales de psiquiatría sobre la aplicación y efectos de la música en las salas de espera, desarrollado por F. Verjano Días y O. Blanco Valle pone de manifiesto que la música se ha utilizado a lo largo de la historia como un instrumento terapéutico y también para ayudar a centrarnos en la vivencia del presente.

Al igual que cuando en nuestra vida privada optamos por una canción u otra para dirigir nuestro estado de ánimo, ciertas canciones o estilos nos pueden predisponer a la tranquilidad, apaciguando el estrés del tiempo y de la espera previa a la visita médica.

Como dice Eduard Punset, prestigioso divulgador científico, “la música serviría para borrar, por lo menos de forma transitoria, los recuerdos dolorosos. Sería un atajo a la felicidad”.

Ya lo decía el refranero español: “el que canta su mal espanta”.

Música de espera telefónica.

“El que espera, desespera”. El uso de la música y mensajes de espera es muy importante en los negocios. Ayudan a entretener al que llama mientras permanece en espera. Los estudios señalan que a un 70 % de los clientes les gusta la música en espera. De hecho un 20% asegura que espera más tiempo cuando se trata de música que cuando lo que escuchan es un mensaje grabado. El motivo es porque una música idónea envuelve la mente del cliente en una atmósfera de predisposición a la espera, afecta a la percepción del tiempo y hace reflexionar de una manera subconsciente sobre la imagen de la compañía a la que se está llamando.

Por eso las empresas han resaltado el hecho de que un solo tipo de música no sirve para todo el mundo sino que hay que pensar cuidadosamente que música de espera es la más adecuada para sus mercados, productos y públicos, incluyendo la variedad e incluso dependiendo del momento del día.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (III)

Comercios, grandes superficies.

Rememorando el histórico hilo musical, en toda tienda cuyo objetivo sea una alta productividad, o posicionar y potenciar la imagen de una marca, la música es fundamental. Ir de tiendas es una actividad de ocio y esparcimiento, casi como ir a un pub.

Según el artículo Música en las empresas de modas “más de 2.600 empresas del sector utilizan el hilo musical en sus puntos de ventas además de para lo dicho, para ayudar a crear cultura corporativa e identificar la imagen de la firma”. El primer ejemplo que se nos viene a todos a la cabeza son las tiendas de ropa. Estudios como el de Smith, P. y Curnov, R. Arousal sobre los efectos de la música en el comportamiento de compra, incluso aseguran que cuando la música es lenta se compra más que cuando es dinámica. A su vez, el cliente puede sacar información respecto al estilo de ropa y precio solamente con entrar por la puerta y escuchar la música, aumentando de este modo su predisposición a comprar en más de un 20% según los estudios de KPMG. De hecho hoy en día muchas estrellas de la música son imagen o incluso diseñan colecciones para marcas de ropa.

Además de las tiendas, existen grandes superficies donde se acumulan multitud de tiendas o secciones que también siguen el esquema de usar la música como banda sonora de nuestras compras. Incluso en el supermercado somos capaces de llevar con más brío el carro si suena una canción que nos gusta. A colación de este último comentario, hemos de recordar que estas tiendas o centros comerciales son a su vez lugares de trabajo y la música, quieras o no hace el trabajo más llevadero. Cuando requiere de un trabajo físico también puede incrementar nuestro ritmo a la vez que genera un buen ambiente y buen humor entre los empleados.

Lugares de trabajo.

“Coser y cantar todo es empezar”. Lo mismo ocurre en algunos centros de trabajo, como bancos y otro tipo de empresas donde tienen empleados de cara al público. Los estudios señalan que el 87% de empleados manifiesta que poner música en el lugar de trabajo mejora la moral y los sitúa en un estado más feliz. Parece ser que ir a trabajar o entrar a un establecimiento donde suena una música agradable asegura la permanencia del cliente y la sonrisa del empleado con lo cual eso se traduce en productividad para el empresario. Objetivo cumplido.

Peluquerías y salones de belleza.

Aunque en la actualidad existe una gran oferta de bienestar y belleza, la mayoría de los barrios de ciudades y demás localidades tienen salones de belleza tradicionales. El Diari de Tarragona recoge la opinión de la dueña de un pequeño salón: “Las peluquerías son el único lugar donde la gente puede estar relajada. Y por eso es necesaria la música”.

En los salones de belleza y peluquerías escuchar música de ambiente, a través de radios o reproductores de música ubicados en las zonas de atención al público, tiene como fin dar un servicio más a sus clientes creando un ambiente agradable que invite a esperar y a cortarse el pelo de forma relajada y agradecida, así lo plasma Pablo Fernández Burgueño en su artículo Derechos de autor en las peluquerías. De estas declaraciones se desprende que la música en estos centros de belleza ayuda a generar una atmósfera de relax.

Según los estudios un salón donde haya silencio lo hace un lugar hostil y poco acogedor. Todos tenemos en nuestra memoria la imagen de una peluquería con su ruido de secadores, tijeras, conversaciones y trasiego de clientes. Ahí es donde la música también juega un papel importante, ya que unifica el ambiente amortiguando los ruidos. Así lo explica la responsable de una peluquería madrileña en el articulo Música de peluquería para El País “por medio de la música manejo el estado de ánimo del salón”. Además de para generar un ambiente de relax los miembros de este salón, haciendo alarde de su creatividad, señalan la importancia de la música para los diferentes servicios que proporcionan en la peluquería, por ejemplo para cortar el pelo apuestan por una música algo más atrevida y dependiendo del público pueden ir de unos estilos musicales a otros variando las décadas musicales.

Pero no solamente la música influye en los clientes, también los trabajadores se ven influenciados por la música a la hora de trabajar, “si se pone música marchosa se trabaja más deprisa” dice un trabajador de Marco Aldany. Otra de las tendencias en las peluquerías que atraen al público joven es contratar DJ’s en horarios de noche una vez al mes. Sin duda en un ambiente tan creativo, como es un lugar donde se hacen cambios de look, la inversión económica en música parece ser primordial.

Gimnasios.

Todo socio de un gimnasio valora que la música energética genera una atmósfera dinámica que incita a empezar el entrenamiento con mejor ánimo.

Según recoge el artículo La música ayuda a hacer deporte de El País diversos estudios, realizados por el psicólogo del deporte Costas Karageorghis, indican que dependiendo de la música que se escuche mientras se entrena se puede aumentar hasta un 15% de resistencia. Más de 20 años lleva este psicólogo asesorando gimnasios a cerca de qué música emplear e investigando estilos y canciones, en concreto afirma que “las mejores canciones para la realización de ejercicio moderado a intenso, tienen un tempo de entre 120 a 140 pulsos por minuto, conocidos en la música clásica como Allegro y Vivace”.

Informes de sociólogos y psicólogos sociales añaden que la música mejora las relaciones con el consumidor dentro de las instalaciones, ya que supone una agradable bienvenida. Según eldiadigital.es “más de 2700 gimnasios en España utilizan el repertorio que gestiona SGAE con el objetivo de mejorar y desarrollar sus actividades empresariales”. Por ejemplo en las clases colectivas de los gimnasios, como el aerobic o el tan de moda spinning, la música cobra un papel protagonista ya que marca el ritmo e intensidad de la clase.

Música y gimnasio parece ser otro tándem que funciona.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (II)

Pubs, bares y discotecas.

En los locales de ocio donde la gente sale para socializar, bares de copas, disco-pubs, cafés-teatro, salas de fiesta y tablaos flamencos, entre otros, escuchamos música. En la mayoría de los casos suele ser música pregrabada o pinchada por DJ´s, aunque a veces se ofrece música en vivo. Normalmente asociamos el local al tipo de música que pone: es un local pop, un club rock, o una discoteca house. La música en definitiva crea una atmósfera en el local que provoca que el cliente se sienta a gusto, identificado, consuma más y se convierta en un cliente fiel o asiduo a ese lugar.

Los diferentes estilos musicales y también el volumen de la música influyen en la percepción que los clientes acaban teniendo del local. Cuanto más estimulante es la música, más estimulante se considera el bar. Según el estudio The draw of music del Dr. Adria C. North cuando un local invierte en música en directo, se producen resultados muy llamativos y es que en general la gente es capaz de gastar más por hacer algo diferente a escuchar un CD. La música en vivo tiene un atractivo que provoca una atmósfera más excitante que fomenta una conexión humana mas real, se socializa más rápido y, como no, esta situación invita a un mayor consumo y permanencia en el local.

Al hilo de esta exposición en un artículo del Diari de Tarragona sobre el valor añadido en bares y discotecas, declara la dueña de un pequeño local que ella paga una cuota de 50 euros cada dos meses y advierte que al fin y al cabo es lo que marca la ley y de este modo puede tener a su disponibilidad el repertorio de SGAE, que es el que le gusta a la gente.

Por otro lado existen alternativas legales que parecen cobrar cada vez mayor protagonismo a la hora de pinchar música pregrabada y no es otro que el conocido Spotify, muchos propietarios están dispuestos a pagar una suscripción mensual a este canal con el fin de poner la música que ellos decidan, además consideran importante y transparente este sistema que remunera directamente a aquellos autores cuyas canciones reciben más clics por parte de los usuarios.

Restaurantes y cafeterías.

En general cuando vamos a un restaurante o una cafetería nos gusta escuchar música de fondo. Es otro ingrediente más para hacer de ese momento, algo único y que quede en nuestro recuerdo para volver.

Uno de los descubrimientos más recientes e impactantes expone que estimular los sentidos, a través de la música adecuada para comer, nos relaja así lo recoge El País en el reportaje Música que estimula el apetito. Tras preguntar a diversos chefs podemos afirmar que los restaurantes utilizan canciones y estilos musicales para incentivar las ganas de comer. “Yo escucho: Con las manos en la masa, y me entran ganas de comer ya” comenta el dueño de un famoso restaurante de Madrid. Los chefs también están de acuerdo con que la música es fundamental en los establecimientos gastronómicos y resaltan que hay que ser muy psicólogo en cuanto al target de público. Aunque cada uno hace sugerencias diferentes sobre que música combina mejor con cada plato hay uniformidad en cuanto al estilo que mejor se adapta con la comida, el soul y la música clásica son los que mejor ambiente crean para comer, pasando por el disfrute de fragmentos de ópera interpretados en vivo, que tan de moda se han puesto en varios restaurantes especializados y en los brunchs dominicales de restaurantes de lujosos hoteles.

Influencia de Pretty Woman o no, el caso que ir al restaurante y si es cena mas todavía se convierte en uno de los momentos más románticos para los enamorados de la música y la comida. En el caso de los más solitarios, visitar un café donde haya buena música hace de la soledad y la reflexión una buena compañía.

Antonio López Herreros © 2013

LA MÚSICA, UN VALOR AÑADIDO. (I)

Del Hilo Musical a la red inalámbrica.

La música desde el origen de los tiempos ha servido para acompañar al ser humano en multitud de momentos. Ya los filósofos como Platón o Aristóteles la empleaban como apoyo a sus conferencias en el Liceo de Atenas y se dieron cuenta que los sonidos armónicos, lo que hoy llamamos música era una herramienta poderosísima para influir en la conducta y el carácter. En el siglo XXI vivimos en la antesala del futuro, una era de información, desarrollo tecnológico y científico donde a través del análisis psicológico podemos conocer prácticamente cualquier vicisitud del comportamiento humano.

La pirámide de Maslow, distingue una jerarquía de las necesidades humanas, conforme se satisfacen las necesidades más básicas los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados.

Hoy en día, es vox populi que la música influye en el ser humano por la sencilla razón de que le produce sensaciones y emociones, que a su vez repercuten en su estado de ánimo y por ende en sus propias decisiones. Incluso la neurociencia acepta la existencia de dos canales de decisión: uno lento y preciso, basado en la lógica y la razón y otro rápido y difuso impulsado por las emociones. De ahí la afirmación “la razón conduce a conclusiones y la emoción a la acción”. tal y como se explica en el estudio Emocionando desde el Marketing de Carlos Sánchez Corrales extraído del MK Marketing+Ventas.

A este se suman numerosos estudios y estudiosos como el famoso MusicWorks, PricewaterhouseCoopers e incluso una variedad de artículos de prensa de tirada local y nacional, como El País, tienen como común denominador resaltar el valor añadido de la música en los diversos negocios más que un simple uso secundario. Empresas como Ikea, Apple, Bershka, Starbucks o Camper por citar algunos ejemplos, van más allá e invierten y encargan su propia música a la carta a sabiendas del valor que suma a su imagen empresarial para conectar con el público e incluso a sus ventas. Todas estas teorías vienen a evidenciar de nuevo lo que ya hace mas de 40 años demostró el Hilo Musical, implantado por Telefónica en los albores de los años setenta; un servicio que trajo el crecimiento y la modernidad comercial en España.

Antonio López Herreros © 2013

La moda no incomoda (II)

La moda no, ‘inco-moda’, ese es el tono del articulo que nos ocupa en la ‘semana de la moda del #blogdepi’. De ahí mi interés en trasmitir lo importante que es la propiedad intelectual (en adelante PI) en un negocio como la moda, tal y como hemos anticipado en la primera parte de este análisis.

Sin lugar a dudas los recursos más competitivos que hacen que una industria prosperen son básicamente dos: la innovación y la creación original y por supuesto la PI. Esta ultima es de suma importancia para identificar el valor del aspecto intangible de la creación, que es algo tan abstracto. Además de ser un airbag para reducir riesgos, la PI desarrolla una vía de asociación importante, como las licencias, e incrementa la competitividad en el mercado.

Existen ejemplos de diseñadores que han ido autoproduciendose poco a poco hasta llegar a hacer su marca visible, como es el caso de la marca VMB liderada por la diseñadora Vicky Martín Berrocal (Twitter: @vickymberrocal) cuyo éxito se debe a la constancia y a la originalidad en sus diseños para la mujer, a quien potencia su femineidad hasta la exuberancia como hemos visto en su pasarela. También una linea más moderna como su reciente colección de papelería nos demuestra lo importante que es la marca y, como el público acoge los productos asociados a la línea principal de producción textil.

Ya que hablamos de desfiles, tengo el gusto de transmitir la visión de Bosco Tamames (Twitter: @boscotam), habitual de las pasarelas y futuro estudiante de Moda, quien a través de su Twitter, ha hecho una crónica de lo que en la MBFWM estaba sucediendo minuto a minuto, y hoy, ha tenido la amabilidad de enviarnos sus conclusiones al #blogdepi.

“En esta pasada edición de la pasarela madrileña, destaco a tres diseñadores que, curiosamente, no pertenecen propiamente a la plataforma Madrid Mercedes-Benz Fashion Week, me estoy refiriendo más concretamente al director creativo de la marca DELPOZO, Jesús Font, que nos sorprendió a todos con una colección sublime, en la que, con maestría, supo combinar la esencia de Jesús del Pozo y las nuevas aportaciones a la firma, teniendo como telón de fondo el romántico Parque del Capricho, en Madrid. Los otros dos creadores pertenecen a la plataforma de Jóvenes Diseñadores, más conocida como EGO, Ana Balboa y Ana Sánchez. La primera ha triunfado siendo capaz de adaptar sus prendas al cuerpo femenino, de manera que parezcan una segunda piel. ¡Magistral, digno de una de las grandes! La segunda, Ana Sánchez, ha presentado una colección, en la que podemos apreciar una perfecta simetría y un uso de los patrones, abarcando desde la sencillez de líneas hasta la elegancia atrevida.”

Retomando el hilo de las herramientas que sirven para proteger la PI en la industria de la moda, las marcas, y el diseño industrial quizá sean los más cercanos. Pero para potenciar y multiplicar el activo principal del negocio, hay que tener en cuenta otras figuras como las patentes, ligadas a la innovación tecnológica y que puede reflejar una superioridad técnica para atraer mayores socios o inversores (por ejemplo cuando se inventa algún tipo de tejido inteligente que las marcas pueden estar interesados en fabricar con sus productos). El secreto empresarial en la moda se refiere al silencio que se guarda en el periodo en que se captan las tendencias (por ejemplo Zara tarda 30 días en captarlas, sin embargo otras marcas tardan varios meses). Una combinación de todo lo anterior que nos sirve como ejemplo podría ser la patente que no estuvo en secreto y que ha originado ese aluvión de zapatillas con suela gorda, tipo Skechers o MBT. Si, esas que dicen que adelgazas o que andas como un Masai, que en el fondo es una versión góndola-ortopédica de las J’Hayber. Mención a parte merece el Trade Dress o imagen comercial, que es una reciente extensión de la ley de marcas y que se refiere a la protección del ropaje que conforman todos los signos distintivos que integran a una industria o comercio, que suelen ser varias marcas, etiquetas, material publicitario, combinación de colores, contenedores del producto y sus respectivas formas, etc. En definitiva toda aquella expresión creativa que desate las alertas del consumidor y que es percibido incluso antes que la propia marca; por ejemplo, la propia botella de Coca Cola.

En todo caso todas estas herramientas no pueden frenar la copia o inspiración que suele darse en la creaciones mas fashion. Según nuestro colaborador Bosco.

“En lo que respecta al término “copiar”, no se trata en realidad del hecho de copiar plagiando. Las propuestas que se exhiben en las colecciones marcan tendencia en todo en todo y en todos. No tiene nada que ver con la falsificación que, desgraciadamente, existe en torno a este mundo”.

Las marcas sirven de enlace con el cliente, pues es a este nombre o logotipo a lo que su percepción se fideliza. Los diseños industriales, en mi opinión son los más relevantes porque es el registro de un diseño lo que ayuda al propietario a prevenir la explotación de dicho diseño por otros sin su autorización previa o licencia. Hay casos en los que no cabe registro o protección del diseño, por tratarse de bienes de primera necesidad. Existe una figura en la legislación europea que consiste en una “protección sin registro” durante tres años máximo para diseño industriales. Esta formula es de gran utilidad para los diseñadores o empresarios que cuenten con poco presupuesto. Claro que para los diseños de larga vida, el registro sigue siendo la mejor opción.

Claro que una vez conocemos como protege el empresario textil sus productos y marcas, comienza el viaje del que hablamos en el articulo anterior, aquel que pasa por los modelos, los fotógrafos, hasta hacerlo llegar al público; en el caso que se opte por la publicidad y el marketing. Sergio de Luz (Twitter e Instagram: @sergiodeluz), fotógrafo con amplia experiencia en el mundo del entretenimiento y en la fotografía para campañas de moda, nos habla de la parte legal de su trabajo y los usos del sector que entran en juego.

“Yo he tenido diversas experiencias al respecto, la mayoría positivas. Siempre se aconseja firmar contratos para todo, incluso para hacer fotos de intercambio… pero casi nunca se hace, sobre todo en moda. En el terreno artístico si es más frecuente. En mi caso a veces se han dado una paradojas interesantes. Por ejemplo, para hacer lookbooks con Pepe Jeans nunca firmamos un papel, tampoco con la agencia de modelos… y para hacer una publi de una marca desconocida tuve que pedir asesoramiento ya que el contrato tenía veinte mil cláusulas… Ahora todo se puede demostrar por los email que dejan constancia de los acuerdos, por eso no veo tanta necesidad de firmar nada para cosas muy concretas. Siempre se trabaja desde la buena fe, a la hora de ceder o vender editos a las revistas me ha pasado lo mismo… nunca he firmado nada … pero nunca he tenido ningún problema”.

Ya conocimos la semana pasada la experiencia de un modelo que había dado su primer salto internacional a la semana de la moda de NYC. Los modelos, actores fundamentales responsables de interpretar el vestuario y complementos para que (a cambio de su imagen) la imagen comercial de la marca o producto sea más cercana y atractiva, necesitan para abrirse camino de un “empujoncillo” y muchos looks en su book de fotos como nos comentaba el valenciano Borja Navarro. Sergio de Luz, nos habla del proceso de autorización de las fotografías, tanto para las campañas como para los modelos.

“Los modelos y sus representantes quienes llevan MUY a rajatabla este tipo de contratos ya que en base a esos acuerdos se establecen las tarifas… ámbito, duración de campaña y territorio. A la hora de hacer test y colaboraciones si que creo que es necesario firmar este tipo de contrato ya que nunca sabes lo que pueden hacer con tus fotos. En referencia a esto, otro ejemplo es el mal uso o modificación que se hace de las fotos en las colaboraciones o test. He visto fotos mías retocadas de forma diferente, recortadas, pasadas a b/n…”

Como vemos, ese viaje del que hablo puede ir trasformando la obra fotográfica inicial, con la previa actuación del modelo, en algo totalmente diferente a través de la tecnología y el software. Sin mencionar los retoques caseros de usuarios que hacen las delicias de los momentos mas bizarros de la red.

Pero como lo que nos gusta en el #blogdepi es el estilo, la elegancia y el respeto a la creacion. Hoy contamos con las declaraciones de uno de los “top model” españoles más representativos en el panorama internacional, Javier de Miguel (Twitter: @javierdemiguel_) , quien cuenta con una amplísima experiencia para darnos unas conclusiones que bien podrían ser las de un ponente de una Master Class del mundo de la moda. Aquí os dejo con sus respuestas al cuestionario.

1.¿De donde eres y como comenzaste en el mundo de la moda profesionalmente?
Soy madrileño de pura cepa!! Ahora hace 8 años que me dedico en exclusiva al mundo de la moda. Como casi siempre empezamos los modelos, fue por azar. Alguien me conoció, le encajé, y me propuso entrar en una agencia. A partir de ahí, compaginando estudios al principio y saltándome alguna que otra clase de Arte, llegué a la conclusión de que podía dedicarme más a fondo a esto.
2. ¿Has tenido una preparación artística o eres autodidacta, mejor dicho posees ese don?
Jajaja. Bueno, honestamente, no creo que tenga ningún don. Al menos no en el sentido estricto de la palabra. Creo que ponerse delante de una cámara no es difícil y, con algo de tiempo y dedicación, todos le terminamos perdiendo el miedo. Luego se trata de ir afinando más tus cualidades, sacar partido de tu físico y de lo que creas que puede gustarle más al cliente; La sonrisa, una mirada seductora, un cuerpo trabajado… En cualquier caso, digamos que he ido aprendiendo a base de pequeñas instrucciones de fotógrafos y estilistas.
3. ¿Como es el acceso a una agencia de prestigio internacional?
Hoy en día a miles de modelos y sólo unas pocas agencias potentes. Así pues, se pueden permitir escoger y afinar mucho su búsqueda de “maniquíes”. Estar en una agencia buena y exclusiva no te garantiza trabajo, pero sí acceso a clientes de primer orden: Louis Vuitton, Loewe, Armani, J.P Gaultier… Recuerdo que al poco de que comenzara a representarme IMG New York, me enviaron a conocer a su estudio a Bruce Weber, uno de los 3 fotógrafos de moda más importantes del mundo. Sin estas agencias “TOP”, el acceso a este tipo de clientes por parte del modelo sería sumamente complicado.
4. ¿En la negociaciones que has tenido se habla alguna vez de derechos de imagen, o derechos de autor?
A los modelos no nos corresponde la parte de la negociación, de eso se encargan nuestras agencias y nuestros representantes. En cualquier caso, siempre se habla de derechos de imagen, quedando los de autor para el cliente que paga la producción, o para el fotógrafo que la dispara. En los contratos, siendo los de perfumes los más complejos, quedan perfectamente detallados desde los tiempos de emisión del spot o campaña, a los países de difusión, medios (TV, gráficas, internet, etc) o soportes (revistas, vallas, billboards). Hace poco se planteó que un cliente quería hacer un reportaje sobre mi en una revista y querían incluir unas referencias a un perfume del que soy imagen. Como en el contrato del perfume no estaba estipulada la aparición en revistas, mi agente  pudo negociar una pequeña compensación económica por ello. O, por ejemplo, no es extraño que ruedes un anuncio, digamos para una marca de cosméticos, y al gustar mucho el resultado final, otros países que en origen no tenían los derechos de emisión, opten por comprarlos “a posteriori” beneficiándose así económicamente, entre otros, el modelo. Estos serían los derechos de imagen o royalties.
5. ¿En que crees que afecta positivamente la tecnología al mundo de la moda? ¿Y negativamente?
Tanto las cámaras digitales como programas de edición, como el Photoshop, han revolucionado para siempre la industria de la moda. Los costes en materiales y tiempo son impresionantes. Cuando empecé, aún se “chutaba”con carrete y en formato analógico. Se gastaban ingentes cantidades de dinero en revelados, escaneos, “polaroids”, etc. Además de los tiempos de espera que se perdían en las sesiones y posteriormente hasta que las fotos llegaban finalmente a manos del editor. Ahora, en un disparo, ves cómo queda la escena: la iluminación, la escenografía, las sombras, los colores… Puedes modificar sobre la marcha lo que necesites. Ayer mismo, preparando el número de diciembre para la revista Woman, el fotógrafo envió a la directora de la revista, por email, la opción de portada. Ella, en apenas segundos y estando en Barcelona, nos dio el “OK”, y pudimos seguir con la foto en esa misma dirección artística.
6. ¿Existe una diferencia notable en la manera de trabajar en Estados Unidos?
No excesiva. Fundamentalmente el tamaño de las producciones. Evidentemente, ahí hay presupuestos más elevados y se pueden permitir escenografías o localizaciones más espectaculares. Si quieren, pueden contar con un avión privado para hacer una foto, o si lo que prefieren es un tiovivo, no tienen más que pedirlo y extender un cheque. Aquí todo es más comedido y se tienen que hacer más artificios con la mente…jeje.
7. ¿Cual es la diferencia mas notable entre el modelo fotográfico y el modelo de pasarela?
El modelo de pasarela, sobre todo, tiene que tener unos estándares de medidas. Es difícil ver a un modelo más bajo de 1,82. Sin embargo, en la fotografía hay mucho más campo y tienen cabida más tipos de modelo. Desde el típico chico rubito, guapo y comercial, que encaja en cualquier catálogo tipo Corte Inglés, a un hombre más maduro, con expresión agresiva y racial que puede hacer una campaña de D&G.
8. ¿Como dirige a un modelo un diseñador de moda? ¿Y un fotógrafo?
El modelo suele tener poco trato con el diseñador, ya que éste no suele estar presente en las sesiones. En los fittings o prueba de ropa- para los desfiles, es cuando sí puede haber contacto entre ambos, ya que el diseñador aprovecha estos momentos para retocar in situ y sobre el modelo,la prenda. En ese caso he de reconocer que somos simples maniquíes y que apenas tenemos más cometido que el de ser “perchas”. En una sesión de fotos, sí es algo más complejo y el fotógrafo trata de darte al modelo ciertas directrices o indicaciones sobre lo que busca en ese trabajo. Dependerá en gran medida de la habilidad del fotógrafo y su diálogo con el modelo, el sacarle todo su partido interpretativo.
9. ¿Ser modelo es crear o interpretar?
Si acaso interpretar. No diría que los modelos creemos nada. Formamos parte de algo que otra persona -un director de arte, un estilista, un editor- decide crear, eso sí. Hace un par de días tuve que simular, con 4 modelos más, a las 12 de la mañana y en un piso normal y corriente, una auténtica fiesta de nochevieja. Bueno, ahí, entre todos, desde la gente que se encarga de vestuario, hasta los que deciden poner una botella de champán sobre la mesa y 4 uvas por el suelo, por ejemplo, hacemos que tenga lugar esa fiesta. Los modelos aportamos nuestras posturas, tenemos que hacer que nuestros rostros envíen un mensaje de “nos lo estamos pasando súper bien aunque lleve ropa de invierno y me esté achicharrando vivo”. Hay que hacer que el lector, o el que recibe el mensaje y ve la foto, nos crea.
10. Resúmeme por favor que es la moda para ti en una sola frase.
La moda, entendida en su esencia como la forma de vestir de alguien en concreto o un conjunto social, es nuestra carta de presentación a los demás. La primera impresión, la marca de nuestra expresión corporal, nuestra cara, y nuestra vestimenta.

Photo © Alfonso Ohnur (cortesía de models.sight-management.com)

La vestimenta, bello vocablo latino que se refiere al conjunto de prendas de vestir que cubren, abrigan y adornan a una persona. Gracias Javier de Miguel, sin duda tus palabras servirán de guía para aquellos que empiezan su carrera de ‘maniquíes’.

Continuará…